Estudio relacionado con una proteína podría ayudar a tratar el sobrepeso y la obesidad

Mundialmente existen mil 600 millones de adultos y 650 millones de niños que padecen sobrepeso y obesidad

 

El sobrepeso y la obesidad son problemas que aquejan a la población mundial, sin embargo múltiples estudios están encaminados a reducir estos padecimientos

NotiPress.- Un estudio de la Universidad de Berlín determinó que la proteína receptor de melanocortina 4 (MC4R) con una medida de 0,26 nanómetros, es fundamental en el momento en el cual un humano siente hambre o saciedad. Esta podría ayudar a tratar el sobrepeso y la obesidad, dos padecimientos comunes a nivel mundial. La proteína fue analizada por medio de su estructura 3D; con ello los investigadores pudieron visualizar las estructuras moleculares de las hormonas con las cuales interactúa.
Los científicos revelaron que esto les permitió describir los mecanismos moleculares involucrados en la activación e inhibición del receptor. Estos nuevos hallazgos podrían estimular el desarrollo de fármacos para tratar a pacientes con sobrepeso y obesidad graves. En la misma línea, conforme con el estudio, la obesidad es uno de los desafíos mundiales más urgentes. Los datos afirman que mil 600 millones de adultos y 650 millones de niños a nivel mundial padecen de sobrepeso y obesidad. Cabe agregar que dicha afección se asocia con un mayor riesgo de comorbilidades como enfermedades cardiovasculares y diabetes mellitus.
El equipo de investigación fue dirigido por el doctor Patrick Scheerer, jefe de Cristalografía de Rayos X de Proteínas y Transducción de Señales en el Instituto de Física Médica y Biofísica de Charité, en Berlín. Para la realización de la investigación, el médico se centró en uno de los actores clave en el hambre en humanos: el receptor de melanocortina 4 (MC4R). Según los expertos, esta proteína receptora ubicada principalmente en el cerebro, está controlada por hormonas que producen importantes señales de saciedad al unirse a ella.
En el caso contrario, la inhibición de la hormona conocida como Proteína Relacionada con Agouti (AgRP), da como resultado una mayor sensación de hambre, lo cual se traduce a que los cambios en esta proteína, conducen a una obesidad leve o incluso grave en los seres humanos. Por su parte, el doctor Peter Kühnen, médico del Instituto de Endocrinología Pediátrica Experimental de Alemania, ha explorado mutaciones en los genes que codifican los receptores y mensajeros celulares relevantes y analizó el potencial de los fármacos que podrían reemplazar a los mensajeros individuales.
Asimismo, el Dr Kühnen señaló: “Hasta la fecha, todas estas intervenciones farmacológicas se han visto afectadas por efectos secundarios, que van desde el oscurecimiento anormal de la piel, hasta eventos cardiovasculares”. Sería relevante agregar que los equipos de investigadores de los doctores Scheerer y Kühnen trabajan en conjunto.
Como resultados, el estudio señaló detalles previamente desconocidos sobre los mecanismos de la proteína melanocortina 4, como su activación, bloqueo y la interacción entre la hormona y la proteína receptora. Frente a ello, el médico Scheerer comentó: “Ahora podemos identificar las diferencias más pequeñas en las interacciones entre receptores y hormonas. Estos podrían resultar importantes para el perfeccionamiento continuo de nuevos medicamentos que anteriormente se habrían asociado con efectos secundarios”.
La necesidad de los científicos de tratar trastornos genéticos que provocan la incapacidad de sentir saciedad después de comer, ha derivado en tener nuevos hallazgos acerca la proteína que modera el apetito. Con ello, los especialistas aseguran que los avances en el estudio de las proteínas relacionadas con el hambre o saciedad podrían ayudar a reducir el sobrepeso y la obesidad.

 

DEJA UNA RESPUESTA