Frente opositor levanta el campamento delante del Palacio Nacional de México

Vista este domingo, del plantón de el movimiento Frena, instalado en la plancha del Zócalo de Ciudad de México (México). EFE/José Pazo

México, (EFE).- El ultraconservador Frente Nacional Anti Andrés Manuel López Obrador (Frena) comenzó este domingo a levantar el campamento que estableció hace casi dos meses en la céntrica plaza del Zócalo de Ciudad de México para exigir la renuncia del presidente del país, según confirmó a Efe el líder del movimiento, Gilberto Lozano.
Este empresario denunció que “en la última semana se fueron incrementando las agresiones” contra sus integrantes y anunció que “ahorita ya se está recabando lo más relevante” de la acampada, como los víveres, pero muchas de las tiendas se dejarán puestas.
“En Frena decidimos que no podemos estar desgastados con gente golpeada, provocaciones y acusaciones que desgastan lo importante. Por eso decidimos replegarnos”, explicó Lozano, quien acusó al Gobierno de López Obrador de infiltrar “caballos de Troya” en el campamento.
La nueva acción de protesta de Frena, que en casi dos meses no ha logrado la dimisión de López Obrador, del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), será una concentración el 21 de noviembre en el cercano Movimiento a la Revolución que quieren que sea masiva.
“Nosotros vamos a continuar. Sigue estando un presidente que es un dictador chavista que día a día sigue avanzando con su agenda”, opinó Lozano.
Este frente comenzó a popularizarse por las manifestaciones en automóvil que hacían cada fin de semana sus integrantes para protestar contra la gestión de la pandemia de la covid-19, que acumula un millón de contagios y casi 100.000 muertos en el país.
El 19 de septiembre trataron de llegar al Zócalo pero la policía lo impidió y decidieron acampar bloqueando el centro de la capital. Finalmente, el 23 de septiembre consiguieron autorización para instalarse en el Zócalo, frente al Palacio Nacional, residencia del presidente.
Aunque colocaron cerca de 300 tiendas de campaña, la gran mayoría de los protestantes, muchos de clases acomodadas, dormían por la noche en sus casas.
“Que no sean sólo las casas de campaña, sino que se queden ahí, que no se vayan a hoteles”, se burló López Obrador, quien en 2006 lideró un inmenso campamento en el centro de la capital tras perder las elecciones presidenciales entre acusaciones de fraude electoral.
CAMPAMENTO “A SU PROPIO RIESGO”
Lozano confesó este domingo que hay gente quiere seguir con el campamento, por lo que muchas de las tiendas se dejarán puestas, pero advirtió que estos ya no representan a Frena y que lo hacen “a su propio riesgo”.
De todos modos, se congratuló de que la acampada ha sido “un aparador extraordinario” para el Frena y que el movimiento ha podido crear “conciencia en la gente” de que el actual Gobierno lleva al país a la “debacle”.
De acuerdo con el Frena, una conspiración comunista orquestada por el Foro de Sao Paulo, que agrupa partidos latinoamericanos de izquierda, tiene dominada a México, por lo que exigen que López Obrador renuncie antes del 30 de noviembre, plazo límite para que se convoquen unas nuevas elecciones.
En el campamento instalaron una capilla y rezaron a diario para pedir a Dios y a la Virgen de Guadalupe la dimisión del presidente.
El 6 de noviembre de 2021 los mexicanos están llamados a las urnas para renovar la Cámara de Diputados y 15 de los 32 gobiernos estatales en lo que ya se consideran las elecciones más grandes de la historia de México y en las que el oficialista Morena parte como favorito.
López subrayó que “Frena no tiene una propuesta electoral” pero que en los comicios harán un llamado “por el voto anti-Morena”, y advirtió al presidente que “todo va a ser un problema para él, hasta salir a las calles”.

Comparte tu opinión.