Investigación se convierte en un motor de las industrias

La investigación es una actividad esencial y permite a las industrias y países madurar y ofrecer mejores beneficios para las personas y el medio ambiente

Academia, investigadores y sector privado contribuyen mediante investigaciones a madurar industrias

Las investigaciones científicas se convierten en un motor y ocupan un importante lugar en las organizaciones alrededor del mundo; permitiendo a las industrias madurar. Tal es el caso de la industria farmacéutica y la enorme velocidad para crear vacuna contra la Covid-19, que en menos de un año fue puesta a disposición del mercado. “El trabajo de los investigadores puede repercutir en la industria y a su vez en beneficios para la sociedad”, señalo Laura Palomares del Instituto de Biotecnología de la Universidad Autónoma de México para el portal Manufactura.
Si bien la pandemia por el virus SARS-CoV-2 tomó visibilidad a nivel global en la investigación, industrias de alimentos, cosméticos o agrícolas, también aportan nuevos conocimientos para el beneficio de las personas. La madurez de las industrias se basa fuertemente en las investigaciones científicas que realiza de manera sistemática. Inversiones en investigación, desarrollo e innovación (I+D+I) son la base de los sectores productivos de los países y promueven la mejora de los costos de operación y la generación de productos innovadores y acordes a los requerimientos de mercado.
Por su parte, algunos sectores como el agrícola, lograron mejorar y dar visibilidad al mercado, generando confianza en sus procesos y convirtiéndose en un motor de las industrias. Esto, permite a las empresas ser más eficientes y económicamente viables incrementando el aparato productivo de los países. Por ejemplo, investigaciones en cultivos de palma de aceite, ofrece información a los agricultores para mejorar la productividad en la cosecha por hectárea. Las universidades juegan un importante rol en las investigaciones, en conjunto con investigadores y la iniciativa privada.
Armando Guerrero Peña, profesor investigador del Colegio de Postgraduados compartió en entrevista con NotiPress parte de sus investigaciones sobre condiciones agrícolas en mexicano. Durante 2018 colaboró con la agencia de Naciones Unidas responsable de los temas de alimentación y agricultura (FAO) en la evaluación de 20 laboratorios en México. El especialista en química agrícola se centra en el análisis de suelos y parte de sus investigaciones se relacionan con la viabilidad económica para producir alimentos.
Guerrero explicó, durante los años 60 en México se generó la primera acción de deforestación a causa de cultivos de arroz; más tarde de caña y luego ganado bovino. Sobre el mito del perjuicio causado al medio ambiente por plantaciones de palma de aceite, el especialista señaló, México tiene la necesidad de aceites vegetales para su consumo. Por ello, es necesario comparar la eficiencia productiva con otras oleaginosas y de allí surge, el aceite de palma resulta competitivo en términos de costos y producción por hectárea. Otros cultivos similares tienen hasta doce veces menos eficiencia que las plantaciones de palma de aceite.
Consultada por NotiPress, la Federación Mexicana de Palma de Aceite (FEMEXPALMA) explicó, tiene investigaciones conjuntas con universidades e investigadores en diversos aspectos de los cultivos del sureste mexicano. Los proyectos de investigación evalúan desde tecnologías de procesos de extracción del aceite hasta diagnósticos técnicos y sociales de zonas productoras de palma. Asimismo, el sector palmicultor trabaja en proyectos con tecnologías prometedoras para el análisis del suelo mediante proveedores de imágenes satelitales. Con esta innovación, se pretende incursionar en investigaciones que determinen fehacientemente el uso del suelo y otras características de salud de los cultivos de la palma de aceite.
Durante una entrevista con NotiPress, las empresas Appgrícola y S4IoT, compartieron cómo mediante el uso de Internet de las Cosas (IoT) lograron mejorar la productividad de cultivos de aguacates en México. La startup Appgrícola analiza mediante agricultura cognitiva factores como velocidad y dirección del viento, radiación solar y presión atmosférica mediante estaciones meteorológicas. Este descubrimiento surgido de la investigación, permitió lograr hasta un 28% de mayor productividad por árbol de aguacates.
Sin dudas, la investigación es una actividad esencial de los países y motor se las industrias, permitiendo a los sectores madurar y ofrecer mejores beneficios para las personas y el medio ambiente. También las organizaciones son retribuidas de la I+D+I que realizan universidades e investigadores en mejor productividad y costos.

Comparte tu opinión.