Jacobellis ganó 16 años después el oro que ‘tiró’ en los Juegos de Turín

0
44
EFE/EPA/DIEGO AZUBEL

Madrid, (EFE).- La estadounidense Lindsey Jacobellis, flamante campeona olímpica de boardercross de snowboard en los Juegos de invierno de Pekín 2022, capturó este miércoles, en Zhangjiakou, a los 36 años, el oro que ‘tiró’ hace dieciséis en los de Turín (Italia); donde se cayó por un error propio en el penúltimo salto y se tuvo que conformar con la plata en una prueba que acabó ganando la suiza Tanja Frieden.
Jacobellis, sin duda una de las mejores ‘riders’ de toda la historia, que hace cinco años logró en España su quinto título individual de campeona del mundo al ganar la prueba disputada en Sierra Nevada (Granada) y que cuenta otro oro mundial en la prueba por equipos mixtos de hace tres años en Solitude (Utah, EEUU), partía como la gran favorita al oro en el estreno olímpico del boardercross, hace 16 años en Bardonecchia, sede de esa prueba en los Juegos de Turín.
Pero la súper-campeona de Connecticut, diez veces victoriosa en los X-Games y con treinta triunfos en la Copa del Mundo, ‘tiró’ ella sola la medalla de oro, al caerse tras efectuar un ‘method grab’ de festejo anticipado en el penúltimo salto, cuando lideraba claramente la carrera.
En esa acción, la estadounidense cogió la tabla con la mano, tomó contacto sobre el canto de la misma y se cayó, justo antes del último salto. Aun así, pudo ‘salvar’ la medalla de plata.
Jacobellis, que en un principio manifestó que lo que pretendía era “mantener la estabilidad”, admitió más tarde que había protagonizado ese gesto “por diversión”.
“El snowboard es alegría; y yo quería compartir mi entusiasmo con el público”, admitió Lindsey, que por ese error de juventud estuvo a punto de quedarse sin el título más importante de su carrera deportiva.
Un éxito que finalmente obtuvo este miércoles al ganar la final en Zhangjiakou por delante de la francesa Chloe Trespeuch, que capturó plata, y de la canadiense Meryeta O’Dine, sorprendente medallista de bronce.
Después de los de Turín, Jacobellis, que en Pekín participó en sus quintos Juegos, tampoco tuvo fortuna en sus siguientes comparecencias olímpicas.
Acabó quinta, tras caerse en la semifinal, en los Juegos de Vancouver 2010, en Canadá; y en Sochi’14 (Rusia), donde las eliminatorias se ampliaron de cuatro a seis contendientes -en Pekín vuelven a ser cuartetos-, se volvió a caer en las semifinales antes de ganar la final pequeña para acabar séptima.
Hace cuatro años, en PyeongChang (Corea del Sur) sufrió de nuevo la parte amarga del deporte: después de ir liderando la misma, acabó cuarta la final, en la que se quedó a sólo a tres milésimas del podio.
“Me gustó el circuito de Sierra Nevada. Es muy activo, muy dinámico y me pude divertir muchísimo en él”, declaró a Efe Jacobellis hace cuatro años en la citada estación andaluza, tras ganar, por quinta vez, el título mundial de boardercross, que añadió a los que había logrado en Whistler (Canadá) en 2005, en Arosa (Suiza), en 2007; en la estación gerundense de La Molina (asimismo en España), cuatro años después; y hace siete en Kreischberg (Austria).
Jacobellis salió como una de las grandes triunfadoras de los Mundiales de Sierra Nevada, en los que también capturó bronce en la prueba por equipos junto a Faye Gulini.
Este miércoles, salvo enorme sorpresa nunca descartable en la excéntrica y espectacular campeona de Danbury, afrontaba su última oportunidad de ganar el único oro que le faltaba en su brillantísima carrera deportiva. El que ‘tiró’ hace 16 años. El deporte hizo justicia: Jacobellis ya es campeona olímpica.
Adrian R. Huber

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here