La hora de la reforma migratoria

Para La Red Hispana

A puertas cerradas y a marchas forzadas, los líderes demócratas del Congreso negocian la redacción final de masivo paquete de infraestructura humana por 3.5 mil millones de dólares, que incluye la crucial propuesta de reforma migratoria, que podría beneficiar a millones de “dreamers”, trabajadores esenciales y beneficiarios del programa de estatus de protección temporal (TPS).

Si las negociaciones logran llegar a buen puerto, lo cual no está garantizado debido a la oposición de un puñado de demócratas, en especial del senador de Virginia del Oeste, Joe Manchin, se trata de la mejor oportunidad en años para cumplir un acto de elemental justicia para la comunidad de inmigrantes que ha sacrificado y perdido tanto durante la pandemia.

Existe la posibilidad de que el paquete de infraestructura humana sea objeto de votación final a través del proceso de reconciliación legislativa, es decir donde sólo requiere de una mayoría simple, por lo cual no serían necesarios votos de los republicanos, donde otro puñado de conservadores ha bloqueado en años previos la reforma migratoria, en especial en el Senado.

Más de 700 líderes electos del país, incluyendo alcaldes, legisladores estatales, miembros de consejos y de juntas locales enviaron una oportuna carta tanto a la Casa Blanca como al congreso para instarlos a priorizar la inclusión de una ruta “limpia” la ciudadanía para los trabajadores esenciales.

Uno de esos líderes electos es Raquel Terán, legisladora de la cámara de representantes local de Arizona. “Ahora es el momento, éste es el año. Y queremos dejarlo muy en claro. Para reconstruir mejor, tenemos que asegurarnos que no dejemos a nadie. Se necesitan las manos de todos, incluidos los inmigrantes”.

Su colega  Michaelle Solage, asambleísta de origen haitiano en la legislatura de Nueva York, coincide. “Han sido años traumáticos, primero la pandemia de COVID 19 y ahora la tormenta IDA.  Queremos que la administración Biden y el congreso prioricen una ruta a la ciudadanía para los trabajadores esenciales y sus familias”.

La hoja de ruta de los demócratas contempla llegar a una votación final a más tardar el 27 de septiembre, pero lamentablemente el senador demócrata Joe Manchin arrojó un balde de agua a esa posibilidad, cuando declaró de manera tajante que no votará a favor de un plan de gastos que incluya erogar 3.5 mil millones de dólares.

“¿Cuál es la urgencia?”, preguntó el senador Manchin en una entrevista con la cadena NBC el fin de semana. En su opinión, los recursos que ha destinado el congreso para ayudar a la población durante la pandemia han sido suficientes. El senador sugirió que sólo apoyaría un paquete en el rango de 1.0 a 1.5 mil millones de dólares.

Para los sectores progresistas del congreso, incluido el senador Bernie Sanders, la posición de Manchin es “inaceptable”. Desafortunadamente, en el actual estado de cosas, los demócratas necesitan los votos de todos sus legisladores para lograr la aprobación del paquete, considerando que se esperan cero votos de los republicanos.

Aunque siempre tiene sentido hacer un diseño estratégico del gasto público, dejar pasar la oportunidad histórica de aprobar la reforma migratoria sería injusto y tendría un alto costo social para millones de migrantes que han sacrificado sus vidas durante la pandemia. Pero también tendrá un alto costo político para los demócratas en el 2022.

DEJA UNA RESPUESTA