La quincena que estremece a EU

En momentos en que es inminente la toma de posesión de Joe Biden se han dado hechos que la preceden que ninguna de las últimas generaciones de estadounidenses había visto, desde la negativa a aceptar su derrota electoral por parte del presidente saliente Donald Trump, hasta su anunciada ausencia de la ceremonia de cambio de mando del país.
Pero sin duda la etapa más tensa la han vivido los residentes de la Unión Americana, particularmente los que viven en la zona conurbada de Washington DC, a partir del seis de enero, fecha en que se produjeron los hechos violentos en la capital estadounidense protagonizados por grupos, verdaderas hordas, que atacaron las instalaciones del Congreso en un frustrado intento por evitar que el poder legislativo estadounidense, congresistas y senadores juntos, confirmaran el resultado de la elección del pasado mes de noviembre, declarando presidente electo a Joe Biden.
Si bien no lograron su objetivo, sí hubo enormes destrozos en las instalaciones, pérdida de vidas y la comisión de una serie de delitos federales de quienes, alentados por el discurso del derrotado presidente o por una euforia desmedida e irracional, pretendieron irrumpir en la sesión y disolver por medio de la fuerza la asamblea legalmente constituída y calificada para cerrar el proceso electoral con la declaratoria de validez de la elección.
Cierto, las acusaciones de fraude electoral de Trump y sus partidarios fueron y siguen siendo múltiples, pero, lo expresado por las autoridades judiciales competentes, ante quienes se interpusieron querellas, es que no existe evidencia alguna de fraude.
En medio de toda esa tensión, sin embargo, sin dejar de dimensionar la gran responsabilidad que asume históricamente Joe Biden, las expectativas son altas en varios renglones importantes dentro de los que destaca la pandemia que azota al mundo y que en Estados Unidos ha dejado ya millones de contagios y miles de muertes. Hoy, más que pruebas de Covid 19, son vacunas las que urge que lleguen a la población y si bien al domingo se habían aplicado alrededor de 11 millones de ellas, son docenas de millones las que permanecen sin ser aplicadas debido a un claro problema logístico. No basta que existan vacunas, tienen que llegar a la población. Biden ha ofrecido aplicar en los siguientes tres meses 100 millones.
Pero ése y otros temas serán seguramente abordados en su discurso, seguido de algunas acciones ejecutivas consecuentes con sus propósitos, así como iniciativas de ley para avanzar en los propósitos del nuevo gobierno.
Vacunas, migración, estímulo económico a los ciudadanos, control de la pandemia y economía son temas que en la frontera con México tienen una enorme repercusión y la atención, no sólo de los estadounidenses, sino del resto del mundo está fija en lo que ocurrirá en los próximos días, especialmente en México.
La quincena que culmina este miércoles, no obstante su saldo de tensión y preocupación fundada, da paso a una gran esperanza para muchos estadounidenses.

Comparte tu opinión.