Miles de niños en EEUU tienen problemas de vista que no se detectan a tiempo

0
309
Fotografía de archivo de una doctora que realiza una cirugía en los ojos, en EEUU. EFE/Oscar Rivera

Por Colleen DeGuzman
Washington, (KHN vía EFE).- Jessica Oberoi, de 13 años, no puede recordar exactamente cuándo su vista comenzó a ser borrosa. Todo lo que sabe es que tenía que entrecerrar los ojos para ver el pizarrón en la escuela.
No fue sino hasta el otoño pasado, cuando su clase de octavo grado en Bloomington, Indiana, se sometió a exámenes de la vista, que descubrieron que tenía miopía extrema y ojo perezoso (ambliopía).
Desde entonces, ha recibido tratamiento intenso, y su optometrista, la doctora Katie Connolly, dijo que Jessica ha mejorado mucho, pero que su ojo perezoso, que le genera problemas para percibir la profundidad, quizás nunca desaparezca.
Las posibilidades de que se corrija por completo habrían sido mucho mayores si su condición se hubiera detectado antes, dijo Connolly, jefa de servicios de visión pediátrica y binocular en la Facultad de Optometría de la Universidad de Indiana.
Jessica es una de innumerables estudiantes perjudicados por los escasos esfuerzos de la nación para detectar y tratar los problemas de visión en niños.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) estiman que más de 600.000 niños y adolescentes son ciegos o tienen un trastorno de la vista. Un artículo de opinión publicado recientemente en JAMA Network señala que a una gran cantidad de estos niños se los podría ayudar simplemente con anteojos, pero por los altos costos y la falta de seguro, muchos no reciben ayuda.
La Encuesta Nacional de Salud Infantil, financiada por la Administración de Servicios y Recursos de Salud federal, encontró que entre 2016 y 2017 una cuarta parte de los niños no habían sido examinados regularmente para detectar problemas de la vista.
Y una gran mayoría de esos problemas de visión podrían tratarse o curarse si se detectan a tiempo, dijo Connolly.
“Las pruebas de detección son importantes para los niños porque no se dan cuenta de lo que es anormal”, dijo Connolly. “No saben lo que ven sus compañeros a su alrededor, o incluso sus padres, para darse cuenta de que su experiencia es diferente”.
La ley federal exige que los exámenes de la vista para niños estén cubiertos por la mayoría de los planes de salud privados y Medicaid. Son obligatorios para los niños en edad escolar en 40 estados y el Distrito de Columbia, y 26 estados los exigen en preescolar, según el National Center for Children’s Vision and Eye Health de la organización de defensa sin fines de lucro Prevent Blindness.
Aún así, se pasa por alto a muchos niños. La pandemia solo ha exacerbado el problema desde que las clases pasaron a ser virtuales y, para muchos estudiantes, la única vez que se les revisa la vista son los exámenes en la escuela. Incluso cuando los campus reabrieron, las enfermeras escolares estaban tan sobrecargadas con pruebas de covid que tuvieron que dejar de lado las evaluaciones generales, señaló Kate King, presidenta electa de la Asociación Nacional de Enfermeras Escolares.
El problema es más frecuente entre los niños en edad preescolar, según el centro nacional. Señala que la encuesta federal de niños encontró que el 61% de los niños de 5 años y menos nunca se habían hecho una prueba de la vista.
El jardín de infantes, advirtió Connolly, es un momento crítico para revisar la visión de un niño porque no solo tienen la edad suficiente para cooperar con los exámenes de la vista, sino que es cuando es más probable que los problemas de la vista sean identificables.
La encuesta de los CDC también encontró que el 67% de los niños con seguro médico privado tuvieron exámenes de vista, en comparación con el 43% de los que no tenían seguro.
Los optometristas, médicos y enfermeras escolares se preocupan no solo por la agudeza visual de los niños, sino también por su capacidad de aprendizaje y su calidad de vida. Ambos están fuertemente ligados a la visión.
La visita de Connolly a la escuela de Jessica el año pasado marcó la primera vez que Jessica se revisó la vista.
Su hermano, Tanul Oberoi, de 7 años, la acompañó en su visita de seguimiento a la clínica de Connolly y se hizo un examen de la vista por primera vez. Se identificó su astigmatismo grave y ahora usa anteojos. Dado que su condición se detectó temprano, existe una buena posibilidad de que su vista mejore con anteojos.
“Me sorprendió que tuvieran problemas para ver porque no me dijeron nada antes”, dijo Sonia Oberoi, la madre de Jessica y Tanul.
Hacerse exámenes de la vista es solo una parte de la batalla, indicó Connolly. Comprar anteojos es un lujo para muchas familias sin cobertura, ya que el costo promedio sin seguro es de 351 dólares por par. El artículo de JAMA señala que en los países en desarrollo, se pueden fabricar anteojos resistentes hechos de alambre de acero flexible y lentes de plástico por 1 dólar el par, pero esa opción generalmente no está disponible en los Estados Unidos.
Como Jessica y Tanul no tienen seguro, su madre dijo que la familia tendría que hacerse cargo del costo de sus anteojos. La clínica de Connolly trabajó con varios programas para cubrir completamente su tratamiento y anteojos, además de lentes de contactos para Jessica.
El problema va más allá de la mala vista y los problemas de visión no identificados. Existe un fuerte vínculo entre la visión de los niños y su desarrollo, especialmente la forma en que aprenden. La dificultad para ver con claridad puede ser el comienzo de muchos problemas, como calificaciones bajas, trastornos por déficit de atención mal diagnosticados o falta de confianza en sí mismos.
En un estudio de 2020 realizado por investigadores en España publicado por el International Journal of Environmental Research and Public Health, los estudiantes con “mal rendimiento académico” tuvieron el doble de probabilidades de admitir que no podían ver bien el pizarrón, comparados con los que tenían buen rendimiento.
King, que trabaja en una escuela secundaria en Columbus, Ohio, manifestó que incluso antes de la pandemia se pasaban por alto los problemas de visión de los estudiantes.
De todas las referencias para optometristas que envía, dijo que solo alrededor del 15% de los niños ven a un oftalmólogo sin que ella tenga que volver a comunicarse con los padres. “Una abrumadora mayoría no realiza un seguimiento y no tiene un examen completo”, acotó King.
Otro problema es que Medicaid y los seguros privados suelen cubrir un par de anteojos cada año o dos, lo que, según King, no es ideal para niños en crecimiento.
“Las enfermeras escolares son expertas en la reparación de anteojos”, dijo King, riéndose. “A menudo necesitamos colocar una pieza nueva o un tornillo nuevo, o arreglarlos porque un compañero de clase se sentó sobre ellos”.
KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre salud. Es uno de los tres principales programas de KFF, organización sin fines de lucro que analiza la problemática de salud y salud pública de la nación.
Versión original en inglés: https://bit.ly/3MCHsRy

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here