Milwaukee quiere seguir soñando con los Bucks

Mike McLain, aficionado de Milwaukee, posa para Efe frente al estadio Fiserv Forum, el 12 de julio de 2021, en Milwaukee (Estados Unidos). EFE/ David Villafranca

Milwaukee (EEUU),  (EFE).- Medio siglo después de conseguir su único anillo de la NBA, Milwaukee (EEUU) se ha volcado este año con los prometedores Bucks de Giannis Antetokounmpo y sueña con darle la vuelta a unas Finales que por ahora pierden 1-2 frente a los Phoenix Suns.

El color verde de los Bucks domina estos días esta ciudad a orillas del lago Michigan con una importante tradición obrera y que es el corazón del estado de Wisconsin.

Solo los más veteranos del lugar recuerdan el título de 1971 que conquistaron los Bucks con el legendario Kareem Abdul-Jabbar al frente, pero en Milwaukee muy pocos dudan ahora mismo de que están ante una ocasión histórica de proclamarse de nuevo campeones de la NBA.

CIERVOS APASIONADOS

Los alrededores del radiante y muy nuevo Fiserv Forum de Milwaukee se han convertido en estos playoff en un centro de peregrinaje para los fans de los Bucks.

En el llamado Deer District, “distrito de los ciervos” en referencia al nombre e imagen de los Bucks, se reunieron el domingo cientos y cientos de aficionados para seguir la victoria de su equipo en pantallas gigantes y con muchas cervezas en la mano, ya que la inmigración alemana del siglo XIX a Wisconsin consagró a Milwaukee como una de las capitales cerveceras de EE.UU.

En medio de un gran ambiente, el grito de guerra era “Bucks in six” (“Los Bucks ganan en seis partidos”), la respuesta al popular “Suns in four” (“Los Suns ganan en cuatro partidos”) que coreaban los fans en Phoenix.

Uno de esos apasionados seguidores de Milwaukee es Mike McLain, que llegó al estadio con camiseta de los Bucks y un curioso y muy elaborado maquillaje naranja por toda la cara que simulaba ser un balón de baloncesto.

“Me costó unas dos horas maquillarme la cara y me ayudaron dos personas”, dijo a Efe.

McLain podría tener el corazón dividido en estas Finales, ya que vivió durante 17 años en Milwaukee y hace solo año y medio se mudó a Phoenix.

Pero tiene muy claro que su equipo son los de Milwaukee, tanto que voló desde Phoenix solo para apoyar a unos Bucks que, en su opinión, tienen que competir “más duro” y ofrecer más respaldo a Antetokounmpo.

“Todo el equipo tiene que dar un paso al frente. Tenemos que jugar en el interior pero también meter los tiros de fuera” comentó.

“Los Suns son muy fuertes, tienen un equipo impresionante. Creo que es un emparejamiento muy igualado y solo espero que los Bucks sean capaces de sacarlo adelante”, añadió.

UN HÉROE GRIEGO

En una ciudad que venera a los Green Bay Packers de fútbol americano, el único equipo de las grandes ligas de EE.UU. que es propiedad de sus aficionados y que no tiene ánimo de lucro, un joven de 26 años y llegado desde Grecia se ha erigido en un héroe absoluto.

Es imposible caminar estos días por Milwaukee sin ver camisetas -algunas de ellas de la selección griega- de Giannis Antetokounmpo, el máximo responsable del salto de calidad de estos Bucks.

Michael, un conductor de Lyft de Milwaukee, recordó a Efe que no hace tantos años los Bucks eran un equipo tirando a mediocre y que era fácil conseguir entradas gratis puesto que la franquicia solía regalar tickets.

Pero la historia empezó a cambiar con la llegada en 2013 del “Greek Freak”, quien, tras un crecimiento impresionante fuera y dentro de la cancha, se llevó en 2019 y 2020 el premio al Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA.

Estas son las primeras Finales que los Bucks disputan con Antetokounmpo en su plantilla, pero el equipo confía ciegamente en el griego como demuestra la descomunal renovación por cinco años y 228 millones de dólares que firmaron en diciembre de 2020.

Por su parte, el jugador ha subrayado en numerosas ocasiones su lealtad a una ciudad que define como su “hogar”.

“Ganar un campeonato en Milwaukee es como un sueño, es una meta para mí”, dijo la semana pasada en una rueda de prensa.

“Todos los jugadores de la NBA quieren ganar un campeonato, pero hacerlo con el equipo que te eligió en el draft, en la ciudad que te acogió y con la organización que te ayudó significa mucho”, añadió.

David Villafranca

DEJA UNA RESPUESTA