Recaudación de impuestos cae 13.2 por ciento

La pandemia COVID-19 impulsó profundas caídas en las recaudaciones de impuestos a restaurantes, servicios de diversión y recreación, así como tiendas físicas. (Foto Texas Tribune)

Sobre las ventas del mes de mayo

(AUSTIN) — El contralor de Texas, Glenn Hegar, dio a conocer  que la recaudación de los impuestos sobre las ventas estatales en mayo alcanzó los $2.61 mil millones, 13.2 por ciento menos que en mayo del 2019, y el descenso año tras año más pronunciado desde enero del 2010.

La mayoría de la recaudación de los impuestos sobre las ventas de mayo se basan en las ventas realizadas en abril y remitidas a la agencia en mayo. Los requisitos de distanciamiento social generalizados estaban establecidos en gran parte del estado a lo largo de abril.

“Las disminuciones significativas de la recaudación de los impuestos sobre las ventas fueron evidentes en todos los principales sectores económicos, con la excepción de los servicios de telecomunicaciones”, dijo Hegar. “La caída más pronunciada fue en las colecciones de la minería de petróleo y gas, ya que las compañías de energía redujeron el gasto en perforación y finalización de pozos tras el desplome de los precios del petróleo.

“Los cierres y restricciones de negocios y los pedidos de quedarse en casa debido a la pandemia COVID-19 impulsaron profundas caídas en las recaudaciones de restaurantes, servicios de diversión y recreación, así como  tiendas físicas. Estas disminuciones fueron compensadas en parte por los aumentos de los grandes minoristas y tiendas de comestibles que permanecieron abiertos como negocios esenciales, minoristas en línea y restaurantes que podían optar fácilmente hacia el servicio de comida para llevar y entregar.

“Con la flexibilización de las órdenes de distanciamiento social de los gobiernos estatales y locales a partir de mayo, la actividad empresarial en los sectores más afectados por las medidas para frenar la pandemia debería comenzar a recuperarse lentamente, pero la reanudación de las operaciones a una capacidad reducida dará lugar a reducciones continuas del empleo, los ingresos y la actividad sujetas al impuesto sobre las ventas durante los próximos meses”.

El impuesto sobre las ventas es la fuente más grande de financiación para el presupuesto estatal, representando el 57 por ciento de todas las colecciones del impuesto, pero los efectos de la desaceleración económica y los bajos precios de petróleo fueron evidentes en otras fuentes de ingresos en mayo del 2020. Texas recaudó los siguientes ingresos de otros impuestos principales:

Impuestos de rentas y ventas de automóviles, $265 millones, una disminución del 38 por ciento de mayo del 2019 y una modesta mejora con respecto a los resultados de abril; de gasolina,  $221 millones, una disminución del 30 por ciento de mayo del 2019 y la caída más baja desde 1989; producción de gas natural, $31 millones, una disminución del 76 por ciento en mayo del 2019 y producción de petróleo, $90 millones, la cantidad mensual más baja desde julio de 2010, un 75 por ciento menos que en mayo del 2019 y la caída más pronunciada desde una caída del 77 por ciento en marzo del 1988.

Además de lo anterior el contralor dio a conocer las siguientes cifras: Impuesto de ocupación hotelera, $8 millones, una disminución del 86 por ciento de mayo del 2019 y la caída más pronunciada en el registro de datos que vuelven hasta 1982; bebidas alcohólicas, $28 millones, una disminución del 76 por ciento de mayo del 2019 y la caída más pronunciada en el registro de datos que vuelven hasta 1980.

El Contralor extendió la fecha de vencimiento para los pagos de impuestos de franquicia este año del 15 de mayo al 15 de julio, lo que significa que las comparaciones con las colecciones del 2019 de mayo no son informativas. La oficina de la Contraloría detalló otros impactos COVID-19 en la economía de Texas, incluyendo las demandas disparadas de beneficios de desempleo.

Comparte tu opinión.