Redacción Deportes, (EFE).- El británico Tyson Fury, campeón del peso pesado por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), saldrá este sábado en Londres (Reino Unido) del retiro para retar a su compatriota Derek Chisora, ante el que demostrará estar listo para unificar títulos de la división ante el ucraniano Oleksandr Usyk. Tras noquear en abril al jamaiquino Dillian Whyte, Fury, de 34 años, anunció un retiro, que se echó para abajo en la segunda mitad del año, cuando se confirmó su tercer combate ante Chisora. ‘The Gypsy King’ regresó a los cuadriláteros con la expectativa de enfrentarse a su compatriota Anthony Joshua, quien en agosto pasado perdió los fajines completos de la Federación Internacional (FIB), la Organización Mundial (OMB), la Asociación Mundial (AMB) ante Usyk, pero el duelo no se cerró según Fury por culpa del exmonarca. Tras la negativa de Joshua, el británico aseguró que buscó a Usyk, quien también se negó ya que busca recuperarse de dolencias para llegar bien físicamente a un posible combate ante Fury en los primeros meses de 2023. La primera pelea entre Fury y Chisora fue en 2011, cuando ‘The Gypsy King’ ganó por decisión unánime. La segunda parte fue en 2014, con otro triunfo para Tyson. Fury llega a la pelea ante su compatriota con un récord de 32 victorias, 23 por la vía rápida, y un empate. Chisora tiene marca de 33 triunfos, 23 por nocaut, y 12 caídas, tres por irse a la lona. Chisora nunca ha sido campeón del mundo. A sus 38 años cuenta con una trayectoria en la que ha caído con grandes nombres como Usyk, en 2020, y Dillian Whyte, en 2016 y 2018. Para Derek Chisora es la última oportunidad de regresar a los primeros planos del boxeo y aunque luce complicado que derrote a Fury, una sorpresa no está descartada. El duelo se llevará en el Tottenham Hotspur Stadium en Londres, Inglaterra, en donde ambos serán locales, aunque se espera una mayoría de hinchas que apoyen a Fury. “Chisora ha peleado con los mejores de esta generación. Tiene 12 derrotas en su récord, pero ocho han sido contra campeones del mundo, lo respeto. Él es un gran boxeador, pero no creo que pueda vencerme porque nadie lo puede hacer”, afirmó Fury en la promoción del combate.

0
319
Fotografía sin fecha, cortesía de Apple TV+, donde se observa al actor mexicano Eugenio Derbez, durante la grabación de un fragmento de la serie "Acapulco" en México. EFE/Cate Cameron/Apple TV+/SOLO USO EDITORIAL/SOLO DISPONIBLE PARA ILUSTRAR LA NOTICIA QUE ACOMPAÑA (CRÉDITO OBLIGATORIO)

Ciudad de México, (EFE).- El actor mexicano Eugenio Derbez protagoniza la segunda temporada de la serie “Acapulco”, con la que aseguró que trata de que los espectadores se cuestionen el precio que estarían dispuestos a pagar por cumplir sus sueños.
“Es una pregunta que creo que todos en algún momento dado nos hacemos, ¿no? Hasta donde soy capaz de faltar a mis principios, a mi moral, con tal de conseguir lo que quiero, con tal de conseguir mis sueños. Dicen que todos tenemos un precio”, comentó Derbez en entrevista con EFE.
Derbez interpreta a Máximo Gallardo y la trama gira en torno a sus recuerdos de veinteañero, cuando trabajaba en la piscina de uno de los hoteles más exclusivos de Acapulco, Las Colinas.
La segunda temporada, que distribuye Apple TV+, retoma la acción en el primer día de 1985 y Derbez rememora sus problemas familiares, laborales y amorosos.
“Es una serie que habla de cómo un muchacho pobre de México llega a ser un hombre visionario que se hace millonario”, resumió el actor.
Derbez, quien también es conocido por su faceta de comediante y productor, se mostró especialmente satisfecho con la segunda temporada.
“El trabajo que hicieron los escritores con la historia, como tejieron a los personajes e integraron a los nuevos. Es infinitamente mejor que la primera, con mucha más comedia e historia”, dijo.
Con ella, el mexicano explicó que buscaron hacer una serie que pudiese reunir a toda la familia en torno al televisor y que huyese de los tópicos de violencia, balazos, narcos y sexo.
“Muestra la parte linda de México, no la que muestran los noticieros. Que (los espectadores) vean que tenemos cosas buenas y positivas. Para mí, como mexicano, eso era muy importante”, subrayó.
La serie retrata la vida en la década de los ochenta en Acapulco, situada en el occidental estado de Guerrero y una de las ciudades vacacionales por excelencia de México, aunque ha sufrido grandes transformaciones a lo largo de las últimas décadas.

RETRATO DE UNA CIUDAD QUE YA NO EXISTE
Uno de los puntos de partida de la serie fueron los recuerdos de infancia del propio Derbez en Acapulco, donde pasaba temporadas en verano.
“Acapulco tenía una dualidad. Podías ir con tu familia y pasar todo el día en la playa y luego irte a dormir, o de ahí irte a la vida nocturna, con las mejores fiestas y los peores excesos”, rememoró.
Entonces era un lugar que reunía a “las estrellas de Hollywood, la monarquía mundial y turistas”, y ahora es hogar del crimen organizado y la corrupción.
“Me da mucha tristeza saber que ya no es lo que era antes y que lo hayan dejado caer en eso. Cada vez hay menos turismo, cada vez es más complicado ir allá”, lamentó.

REFLEJO DE LOS PROBLEMAS ACTUALES
El mexicano, conocido por producciones como “Hombre al agua” (2018), “Milagros del cielo” (2016) o “Al derecho y al derbez”, dijo que la nueva temporada de “Acapulco” trata de “poner el dedo en la llaga” en algunos de los problemas presentes y pasados que acarrea México.
Como a través de una de las nuevas protagonistas, Isabel, quien trabaja en un pequeño restaurante que reparte comida a los ricos residentes de Las Colinas y que odia el poder de los americanos y los turistas en México.
Preguntado por la posibilidad de que la gentrificación en las grandes ciudades y lugares turísticos despierte un sentimiento similar en la sociedad mexicana, Derbez lamentó que en la Ciudad de México “desalojen condominios completos de familias que viven ahí para rentarlo por Airbnb”.
“Es una realidad que estamos viviendo y que creo que la serie lo refleja”, indicó.

FRACTURA DE HOMBRO EN 17 PEDAZOS
Eugenio Derbez sufrió hace meses un accidente que le rompió el hombro y el brazo en cerca de 17 pedazos, por lo que tuvo que someterse a una operación “complicada” y sin garantías de recuperar la movilidad.
“El doctor me dijo que posiblemente no podría levantar el brazo más allá de los ojos, pero he estado trabajando como un loco para desafiar a los doctores y voy mejor de lo que esperaban”, comentó.
Así, dijo que espera que la lesión no le afecte en su vida ni en futuros trabajos.
“Prometo que voy a lograr un 90 % de recuperación”, vaticinó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here