Sólo 157 años de espera

Para La Red Hispana

La paciencia es uno de los mayores atributos para quien ha tenido que realizar trámites para emigrar legalmente a los Estados Unidos. Sin embargo, un nuevo análisis realizado por el Instituto de política migratoria (MPI) sugiere que para muchas personas no alcanza ni siquiera toda la vida para completar su sueño de emigrar legalmente a los Estados Unidos.

¿De qué estamos hablando? Alrededor de 3.9 millones de personas de todas las nacionalidades se encuentran en este momento en las listas de espera para emigrar legalmente en los Estados Unidos por razones familiares, de acuerdo con una lista actualizada de noviembre por el Departamento de Estado.

México encabeza la lista con más de 1.2 millones de personas, seguido por Filipinas con 318,000, india con 309,000, China con 247,000, Vietnam con 207,000, de República Dominicana con 212,000, Bangladesh con 178,000, Pakistán con 121,000, Haití con 104,000 y Cuba con 78,000 personas.

Pero los trámites para estas casi 4 millones de personas avanzan a cuentagotas. Para el año fiscal 2021, que inició el 1 de octubre pasado y termina el próximo 30 de septiembre, el límite por país será de 34,160 personas.

Todo lo anterior significa que, bajo ciertas categorías de visa, los ciudadanos estadounidenses que desean patrocinar a un hijo adulto casado procedente de México, la espera es de alrededor de 157 años. Para las personas que desean emigrar de las Filipinas, la espera es un poco menor, de sólo 67 años.

La administración Trump se esmeró durante los pasados cuatro años en transformar el sistema migratorio de Estados Unidos para dar una menor prioridad a la reunificación familiar y darle prioridad a la llegada de inmigrantes altamente educados. Aunque la administración Biden tiene un enfoque más humanitario, las reglas de migración legal se mantienen iguales.

Tiene razón el MPI cuando sugiere que la migración legal a Estados Unidos por patrocinio familiar debe permanecer como una prioridad mayor del sistema de selección de Estados Unidos, toda vez que apoya la estabilidad de las comunidades y de las familias, y salvaguarda el valor fundamental de la unidad familiar.

Por fortuna el techo numérico para la migración bajo patrocinio familiar no aplica a los ciudadanos estadounidenses que desean traer a sus hijos menores de 21 años o a sus padres. Pero ese beneficio debe aplicarse de manera fija a los familiares de residentes legales permanentes sin cuotas anuales.

En otras palabras, se requiere hacer un cambio sensible al sistema de selección de visas bajo patrocinio familiar o de lo contrario, la promesa de abrir avenidas legales para emigrar a los Estados Unidos va a continuar siendo para muchos un simbolismo más que una realidad que los puede empujar a buscar otras vías para el sueño de la reunificación familiar.