TRUMP

1ª. Parte

Actitud de la persona que siente 
una gran admiración por sí misma.
Un narcisista nunca valorará a los
demás por causa de su narcisismo.
“NARCISISTA”: DEFINICIÓN DE PSICOLOGÍA

HABÍA UN ECLIPSE EL DÍA QUE NACIÓ TRUMP
Donald John Trump nació un caluroso y húmedo día de junio de 1946 en el Hospital Jamaica, en un área residencial de Queen, en la Ciudad de Nueva York. Ese mismo día 14, un eclipse total de luna, como presagio, se presentó en Europa, Asia y Sudamérica. Alcanzó Trump con su nacimiento ser parte de los “Boom” que tanto han influido por décadas a la sociedad americana, pero éste estuvo alejado de seguir los patrones ideológicos y de conducta que siguieron los miembros de la generación Boom. Desde que nació marcó su vida de tal manera que el mundo giraba en torno a él, nunca giró Trump con el mundo.

EMPRESARIOS OSADOS LA LECHE QUE AMAMANTÓ A TRUMP
Recién terminaba la segunda guerra mundial, y los Estados Unidos se ungían como la potencia mundial. El mundo en lo general estaba lleno de nuevas oportunidades. Europa y Japón tenían que reconstruirse, pero sobre todo en los Estados Unidos, se consolidaba una nueva camada de empresarios agresivos, irrespetuosos de la ley, donde el más osado y salvaje sacaba la mejor tajada en ese nuevo mundo. Los nuevos empresarios pensaban: “las reglas se hicieron para que el más audaz y ambicioso las viole”, “es mejor no respetar la ley, y después, si hay problemas pelear con abogados, que pedir permiso y respetar normas y leyes”. La filosofía de los osados nuevos empresarios se completaba con normas como: “De que otro me gane, mejor yo gano”, y “si alguien ha de perder que sean otros no yo”. Ese fue el mundo de Frederick Chris Trump, padre de Donald, y estos fueron los valores que abrevó Donald desde niño, los usó, refinándolos en el mundo de los bienes raíces, y después los adaptó a un reality show y finalmente a la política.

EL CONFLICTO HACE FUERTE A TRUMP
El conflicto para Donald Trump es su caldo de cultivo, no es nada que le quite el sueño; desde pequeño aprendió que al mundo no se le conquista, se le toma por asalto y sin preguntar y consecuentemente, esta visión, es un mundo de conflictos, y en su personalidad, descrita por expertos, el conflicto lo valida y le estimula la segregación de endorfinas en sus neurotransmisores para sentirse cómodo y vital.

ALEMANES QUE SE HICIERON SUECOS
Su padre era hijo de inmigrantes alemanes, pero durante la segunda guerra mundial, fue preciso decir otra mentira, empezó el mito de que sus descendientes eran suecos para evitar ser blanco de desconfianza por el clima anti-alemán que existía en los Estados Unidos en esos tiempos. Este mito lo siguió Donaldo Juan Trump, declarándose de antecedentes suecos. El padre de Fred, o sea el abuelo de Trump, murió en y por la pandemia de 1918, y la madre de Donald, nació en Escocia y fue otra emigrante que llegó a los Estados Unidos a seguir el sueño americano.

TRUMP MILITAR
A la edad de 13 años Donald completó su filosofía sobre el valor y las ventajas de usar la violencia cuando fue inscrito en el internado de la Nueva Escuela Militar de Nueva York. Fue precisamente ahí donde aprendió a ser bravucón, o sea, usar el bullying, como la mejor defensa contra posibles y probables rivales. Con la anterior filosofía de su casa encarnada por su padre, la escuela militar lo refinó y lo superó como hombre de pelea, siempre listo para el conflicto, y cuando no había, éste encontraba la forma de crearlo.

NO FUE AL EJÉRCITO
Sus antecedentes en esta escuela militar lo hicieron ideal para ingresar al ejército de los Estados Unidos, en ese tiempo con la conscripción obligatoria, no voluntaria. Le llegó el aviso, la nación lo necesita. Su estado de salud: ideal. Pero ¿cómo fue? ¿no se explicarme como fue? Eventualmente fue declarado con dispensa médica, por un callo óseo y jamás estuvo en alguna fuerza armada, y menos estuvo en un combate convencional. Cuando fue interrogado años después, no supo decir cuál de los dos pies era el del callo óseo.

LA FAMILIA
Trump fue el cuarto en una familia de cinco. Por tanto, recibió mucha ayuda de tres hermanos mayores, dos de las cuales eran mujeres. Su hermano mayor fue Fred (Federico) Jr. que murió a la escasa edad de 42 años por complicaciones con el alcoholismo, y que, según el presidente, es la razón por la que él no toca el alcohol; y el menor fue Roberto, que recientemente murió a los 71 años.

MILLONARIO ¿DE VERDAD?
Se presenta como millonario, y no usa apologías; en una ocasión la revista FORBES los incluyó entre los 10 más ricos, pero nunca más llegó siquiera a los 50as. Cuando interrogaron a editores de la afamada publicación, dijeron que era imposible seguir la pista a sus capitales. Fue cuando Trump se dio cuenta que el misterio es algo que ayuda, y la transparencia te perjudica, y que no necesitas ser poderoso de verdad, basta con que la gente lo crea. Con el mito de que era millonario se contrarrestaron sus numerosas bancarrotas. Mientras que muchos que le siguen la pista aseguran que han sido 11, en realidad él nunca ha tenido una, sólo los negocios asociados con él. Una de las razones por las que el dato es impreciso, es precisamente por las abundantes mentiras que cotidiana y sistemáticamente usa Trump en su vida; dicho de otra manera, el uso del misterio que como norma usa Trump en su vida. El mejor ejemplo es que a la fecha no presenta resultados de sus declaraciones de impuestos.

HACIENDO BUENOS NEGOCIOS
Curiosamente, cuando en los debates para la presidencia Hillary lo atacó hablando de sus bancarrotas, algo que apenaría a la mayoría de los empresarios, éste la interrumpió para decir: “eso es hacer buenos negocios”. Esta habilidad para que un ataque lo cambie a una virtud, es lo que fascinó a muchos que terminaron votando por él.

DEMANDAS LEGALES
A los bienes raíces, construcciones, adquisición de terrenos, casinos, y uso del nombre TRUMP con regalías, mismos que han ocasionado más de 3,500 demandas, se agrega el tristemente famoso programa real de TV “El Aprendiz”. En esta serie, a aspirantes a inversionistas, se les presentaban casos y escenarios y sus reacciones eran juzgadas por Trump como maestro y sabio de los negocios. En cada capítulo, se despedía a alguien, en el momento culminante, porque carecía de “la garra” que se necesitaba, o porque sus instintos o escrúpulos lo habían hecho dudar de destrozar a los contrarios. Las palabras de Trump, “estás despedido”, que eliminaba a un participante, parecía decirlas con un placer sádico. El programa llegó a estar en los primeros de popularidad, inflando el ego del personaje narcisista que inspira esta historia.

AUTOR DE LIBROS (?)
Quizá no haya muchos que sepan que Trump es autor de una veintena de libros, oficialmente 19. Los temas incluyen (pongo los temas no los títulos): cómo negociar, sobrevivir entre los mejores, cómo recuperarse, la nación que merecemos, consejos para hacerse rico, el camino hacia la cumbre, piensa como billonario, el mejor consejo sobre el golf, porque quiero que seas rico, cómo construir una fortuna, los mejores consejos sobre bienes raíces, el camino al éxito, piensa en grande y patea traseros, nunca te rindas, piensa como un campeón, momentos de ser duro para recuperar a los EE.UU., por qué unos empresarios son ricos y la mayoría no y la torre Trump. Si analizan, sus libros capitalizan en su vida de empresario y de político. Después se descubrió, que la mayoría de los libros eran escritos por “fantasmas”, término que se usa cuando otro lo escribe, pero te adjudicas o le pagas al que lo escribió para que no le des ningún crédito. Muchos dicen que todos han sido escritos así, pero usando su principio de que todo debe ser misterioso, enredarlo, mentir, y usar demandas judiciales, hasta para los detectives más buenos es difícil sacar las evidencias.

MÁS LIBROS, Y LOS QUE SIGUEN
Siguiendo con el tema de los libros, menos deben saber que acerca de Trump se han escrito, hasta hoy, más de 80 libros, algunos anónimos, pero todos con su riguroso ISBN (international standard book number). De éstos, menos de una cuarta parte hablan bien de él; la inmensa mayoría dan evidencias familiares, de sus negocios, de sus tratos, de su vida de mujeriego, de sus demandas, abusos en que ha incurrido, y de su perfil como un individuo con patologías de personalidad; dicho de otra manera, son libros que evidencian sus defectos. Cuando empezó su gobierno, algunos tratamos de llevar cuenta de fiascos, y mentiras relacionadas con su administración; antes de un año todos habíamos fracasado. Eran tantas sus mentiras, y tan abundantes sus desaciertos que ameritaba de un equipo de tiempo completo hacerlo. Algunas fuentes especializadas han documentado más de 20 mil mentiras o falsas acusaciones que Trump ha hecho en su vida pública.

PERSONALIDAD: UN HOMBRE PELIGROSO
Trump, en opinión de expertos, es un narcisista extremo, una persona que desaprueba lo que no emana de él y se enfoca en sus necesidades, criterios, y opiniones, reprueba todo lo que no se alinee a su grandiosidad de proyectos e ideas y a todos los que no se sometan a él. Estas características son parecidas a las de los personajes más peligrosos que han existido en la historia de la humanidad. Cuando un narcisista, con la opinión grandiosa de sí mismo aumenta su poder, carece de equilibrios y controles, es realmente aterrorizante lo que es capaz de hacer.

PRESIDENTE
¿Cómo un personaje así se convierte en presidente de esta nación, y puede estar a punto de reelegirse a un segundo período?
Precisamente, esta personalidad desde el punto de vista psicológico, explica cómo la extraordinaria imagen de Trump dio forma a su triunfo al ser percibido como un súper-hombre por sus partidarios.
Trump fue demócrata. Se cambió al partido republicano, y no fue parco de decir, “me cambio a este partido porque los republicanos creen cuanta mentira escuchan”. Todos pensaron al inicio de su campaña que era otra broma de alguien que no tiene fin en sus aspiraciones y que pronto sería aplastado ante rivales más experimentados. Pero todos fallamos. Nadie, quizá ni el mismo Donald Trump, se daba cuenta que la política es sucia, llena de mentiras, tiene un alto desprestigio, la hipocresía y el fingimiento son parte del repertorio cotidiano, pero tiene un elemento de racionalidad fundamental. Necesitas votos para ganar, y puedes tener todas las vidas secretas que quieras siempre y cuando no te las encuentren porque se cae tu teatro político.

TODOS FALLAMOS
Se falló en que las vulnerabilidades tradicionales de la política se hicieron “cualidades” en Trump. Engañar al fisco es lo que realmente la mayoría ansía hacer. Decir mentiras es lo que realmente hacen todos. Tomar a las mujeres por asalto es el subconsciente de todos los machos. Presentarse como “yo soy el peor político” se transformó para muchos votantes frustrados como “el mejor para barrer y limpiar lo malo de los políticos.” Trump atrajo a votantes que vivían una fantasía discordante. Sus partidarios originales vivían un “reality show”, son de baja educación, carecían de seguros de salud, tenían bajos ingresos. Veían a emigrados llegar a esta nación y en unos cuantos años se daban cuenta que estaban en mejor posición que ellos; pero en lugar de reconocer que era por el trabajo tenaz y constante que hacían dichos emigrados, Trump convirtió a sus partidarios blancos, en héroes de una película de vaqueros, y a su vez éstos ven en Trump a un Superman con una osadía que ellos nunca tuvieron. Los partidarios de Trump ahora viven una película de acción donde ellos son los buenos, Trump los inspira y los inmigrantes son los malos.

Comparte tu opinión.