Veteranos deportados piden a Biden a “traerlos de vuelta” a su hogar en EEUU

Fotografía de archivo de un soldado veterano del ejército de EEUU que fue deportado a México, habla con EFE desde su casa en Rosarito Beach (México). EFE/Archivo

Los Ángeles, (EFE News).- Los inmigrantes que fueron deportados después de prestar sus servicios en las fuerzas armadas de los Estados Unidos creen que ya llegó el momento de que el presidente, Joe Biden, utilice sus poderes ejecutivos y ofrezca planes para “traerlos de vuelta” al país.
La Casa de Apoyo a Veteranos Deportados, apoyada por legisladores y defensores de los derechos civiles, lanzó este jueves una campaña para instar a la administración Biden a “traer a casa” a todos los veteranos que fueron deportados.
“Nosotros pensamos que tenemos un aliado en la Casa Blanca para detener la deportación de los veteranos, y traer a casa a los que ya fueron deportados”, dijo en una conferencia de prensa Héctor Barajas, director y fundador de La Casa de Apoyo A Veteranos Deportados con sede principal en Tijuana, en México.
El pedido se hizo una semana después de que el demócrata cumpliera los primeros cien días de mandato, que según, Barajas marca un espacio prudente para exigir a Biden cumpla con su promesa hecha en campaña.
Ya en febrero pasado la Casa Blanca había dicho que revisaría las deportaciones de los veteranos y sus familiares, una medida en concordancia con las prioridades de deportación establecidas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
UNA CARTA PUBLICA A BIDEN DONDE SE PIDE APOYO
Como parte de la campaña, los veteranos, que en buena parte se encuentran radicados en México, publicaron una carta dirigida al Congreso y el Gobierno demócrata para que inicien el proceso de traer de regreso a los antiguos soldados.
Jennie Pasquarella, directora de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles del sur de California (ACLU), considera que los veteranos exiliados fuera de Estados Unidos son “miles”.
En este sentido, el congresista demócrata por California Mark Takano señaló que tanto la administración Biden como el Congreso deben establecer cuántos veteranos han sido deportados.
El legislador reconoció que ni el Departamento de Defensa ni el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) o el Congreso saben con certeza cuántos antiguos soldados fueron sujetos a la deportación en las últimas dos décadas.
Como país, “tenemos que reparar esta injusticia”, dijo Takano.
SUS RECLAMOS NO FUERON ESCUCHADOS
Al desconocimiento de cuántas deportaciones de veteranos se han realizado se suma que tampoco fueron escuchadas las revisiones de los casos de deportación de inmigrantes que sirvieron en las filas de las fuerzas armadas de los EE.UU.
Los veteranos argumentan que en una revisión realizada por la Oficina de Responsabilidad del Gobierno, los investigadores encontraron que en el 70 % de los casos no se realizaron las revisiones requeridas.
Pasquarella explicó que, como parte del proceso para “reparar el daño”, la Casa Blanca debe crear caminos para reabrir los procesos de deportación de los veteranos y encontrar las vías legales para que puedan regresar a los EE.UU.
También insistió que para corregir el problema a futuro se debe considerar agilizar el camino a la ciudadanía de los inmigrantes que están en las fuerzas armadas.
Por su parte, el congresista insistió en la necesidad de abordar en el Congreso los proyectos de ley que actualmente están en curso.
Ya se han presentado dos propuestas de ley para detener la deportación de veteranos: la Ley de Visas y Protección de Veteranos, y la Ley del Sistema de Seguimiento de Elegibilidad de Veteranos Inmigrantes (I-VETS).
La aprobación de alguno de estos proyectos permitiría a los veteranos que han sido deportados regresar a este país, permitiéndoles vivir aquí con sus familias y evitar que se deporten más veteranos, destaca la campaña.
Barajas, que se convirtió en el primer veterano que tras ser deportado a México logró regresar a Estados Unidos, y posteriormente convertirse en ciudadano estadounidense, invitó a los votantes estadounidenses a unirse a la causa.
Organizaciones como ACLU, Mijente Common Defense, el Consejo de Veteranos AFL-CIO, Daily Kos y Progress America¡ hacen parte de la red de soporte de estos deportados a su hogar.
Barajas destacó que una de las muchas razones por las que los inmigrantes se ofrecen como voluntarios para el servicio militar es su deseo de retribuir al país que los ha acogido y convertido en su hogar.
“Debemos exigir que el Congreso apruebe estas protecciones. Esta es la forma más atroz de tratar a nuestros veteranos y demuestra que la máquina de deportación de Trump está fuera de control”, dice la misiva que será enviada al Congreso.

Comparte tu opinión.