Eliminó acuerdo México-EUA la amenaza de muerte súbita del TLCAN

Washington, (Notimex- Lenin Nolly).- Los secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, y el jefe negociador del equipo de transición, Jesús Seade, ofrecieron un mensaje, luego de que los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump anunciaran que México y EU alcanzaron un acuerdo comercial. NOTIMEX/FOTO/LENIN NOLLY/FRE/ACE/TLCAN17

(Agencias)

Washington,(Notimex).- El entendimiento anunciado entre Estados Unidos y México eliminó varias de las principales amenazas de la administración del presidente Donald Trump, como la «muerte súbita» del TLCAN cada cinco años, e investigaciones sobre dumping contra productos agrícolas mexicanos.
La llamada cláusula “sunset”, que en su momento fue considerada una de las “píldoras venenosas” para descarrilar el acuerdo, era rechazada tanto por México como por Canadá, debido a su potencial impacto en la certidumbre para los inversionistas.
Bajo el acuerdo bilateral, el TLCAN tendrá una extensión de 16 años, pero podrá ser revisado cada seis, y en cada revisión las partes pueden acordar extenderlo otros 16.
Si en la primera revisión de seis años las partes deciden no continuar con el TLCAN, se comprometen a reunirse anualmente para tratar de resolver las diferencias, con vistas a una extensión adicional de 16 años.
Estados Unidos aceptó que la propuesta alternativa crea un incentivo para modernizar el acuerdo y elimina las preocupaciones de inversionistas de un acuerdo de corta duración.
La administración Trump decidió además abandonar su propuesta de imponer restricciones a las exportaciones agrícolas de México a través del concepto de “estacionalidad”.
La propuesta inicial, que buscaba beneficiar a granjeros estadounidenses de Florida, podría haber conducido a investigaciones antidumping y de subsidios contra las exportaciones agropecuarias mexicanas.
El acuerdo deja intacto también el mecanismo de resolución de controversias, que la Casa Blanca buscaba eliminar, para las empresas de petróleo y gas, infraestructura, generación eléctrica y telecomunicaciones que tienen contratos con el gobierno mexicano.
El acuerdo incluye una provisión de resolución de controversias que sólo será aplicable en casos de expropiaciones, rechazo en dar tratamiento nacional a la empresa del otro país, u otorgar el estatus de Nacional Más Favorecida.
En el sector automotriz, el acuerdo incrementa los requerimientos de contenido regional del 62.5 por ciento actual al 75 por ciento, de acuerdo con fuentes automotrices, y un 40 por ciento de los vehículos debe ser producido en zonas de altos salarios, de alrededor de 16 dólares por hora.
México estima sin embargo que alrededor del 70 por ciento de las exportaciones mexicanas cumplen ya con los requisitos del nuevo acuerdo y alrededor del 32 por ciento requiere esfuerzos adicionales para cumplir con la regla.
El acuerdo automotriz iniciaría el 1 de enero de 2020, por lo que la industria mexicana dispondrá de un periodo de ajuste de más de un año, y a partir de la entrada en vigor habrá cuatro ajustes anuales: en 2020, 2021, 2022 y 2023.
Las empresas exportadoras que no puedan cumplir con las reglas del nuevo acuerdo pagarán un arancel de 2.5 por ciento, equivalente al que recibiría como parte de las directrices de Nación Más Favorecida, en tanto hagan los ajustes, un proceso que podría demorarles dos años.
El acuerdo bilateral mantiene intactos los aranceles de 25 por ciento al acero y 10 por ciento al aluminio, pero México espera que si el acuerdo llega a un feliz puerto para noviembre, se genere un incentivo adicional para resolver la disputa comercial.

Congresistas del Valle destacan progreso del TLCAN
Tanto el congresista Henry Cuéllar (TX-28) como Vicente González destacaron como positivas las noticias de que Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo preliminar del TLCAN, allanando el camino para que Canadá vuelva a las negociaciones.
«Todo este proceso podría haberse evitado sin la dramatización y la dura retórica de la administración, la cual ha creado incertidumbre para los negocios y ha sofocado el crecimiento; este acuerdo preliminar nos ofrece la oportunidad de modernizar el acuerdo trilateral que ha ampliado el comercio entre los Estados Unidos, Canadá y México de $290 mil millones en el 1993 a más de $1.1 trillones de dólares en el 2016”, expresó Cuéllar.

Comparte tu opinión.