100-96. Los Heat sobreviven a un duelo repleto de errores ante los Pelicans

0
212
Jimmy Butler (i) de los Miami Heat disputa hoy el balÛn con Dyson Daniels de los New Orleans Pelicans, durante un partido de la NBA en el AmericanAirlines Arena de Miami, Florida EFE/ Rhona Wise

Miami (EE.UU.), (EFE).- Los Miami Heat se impusieron a los New Orleans Pelicans (100-96) en un partido repleto de errores por parte de ambos conjuntos con registros muy pobres en pérdidas de balón y acierto en el tiro.
Los Heat ganaron su cuarto partido consecutivo en su hogar, el ‘nuevo’ Miami-Dade Arena una vez que ya retiraron todos los reclamos publicitarios de la compañía FTX.
Tyler Herro fue de lo poco rescatable con sus 26 puntos y un 40% de acierto en triples, porcentaje que parecía una Odisea para el resto de jugadores. Bam Adebayo y Jimmy Butler con 18 tantos cada uno, maquillaron finalmente sus números.
Los Pelicans, en los que Trey Murphy fue el líder anotador con 17 puntos y en los que el español Willy Hernangómez no tuvo minutos, agravaron su situación con su cuarta derrota consecutiva.
Sin Zion Williamson ni Brandon Ingram una vez más, los Pelicans parecían aprender la lección del pasado miércoles, cuando en casa ante Miami jamás estuvieron arriba en el marcador. Así, lograron los Pelicans un buen parcial de salida con un 6-16 liderado por Jonas Valanciunas y CJ McCollum como hombres destacados.
Muchos problemas para los Heat a la hora de encontrar aro, gracias a la gran defensa de Nueva Orleans que apenas les dio opciones de tiro, y todos muy precipitados.
Las rotaciones de Spoelstra no solucionaron el problema, mientras que los nueve jugadores que participaron en la rotación de los Pelicans en el primer cuarto no bajaron jamás la intensidad.
Hubo muchas pérdidas de balón de Miami, hasta ocho en el primer periodo, que fueron aprovechadas con una transiciones rápidas de los Pelicans generando una ventaja notable en el marcador.
A mitad de cuarto, Tyler Herro rescató a los suyos y maquilló el marcador al anotar seis puntos consecutivos y al asistir a Butler para completar una reacción que parecía cambiar la cara al partido.
Miami igualó el nivel de intensidad y competió, pero sin continuidad. Su concentración dejó mucho que desear y eso quedó reflejado en la última jugada del cuarto, cuando Devonte Graham recuperó el balón y anotó sobre la bocina desde medio campo.
La renta quedó así en nueve puntos para los visitantes (23-32) al cierre del cuarto. Por entonces Butler tan solo hizo un tiro a canasta en los diez minutos que disputó.
Se repitió la misma historia en el inicio del segundo cuarto, otro parcial de salida de 0-8 para Nueva Orleans, que contó por entonces con Trey Murphy III como referente ofensivo.
La cuenta de pérdidas de balón no paró de elevarse para ambos, pero la particular de Miami llegó hasta trece al descanso. Y la distancia en el luminoso era cada vez mayor. Los Pelicans llegaron a tener 16 puntos de renta.
Lo explicaba la pobre estadística de tiro de los locales. Tyler Herro anotó el segundo triple del equipo a un minuto para el descanso y por entonces la cuenta iba por un acierto y diez fallos desde el perímetro.
Ese triple abrió una nueva reacción de los Heat para volver a entrar en el partido con un parcial de 10-0, que pudo ser mayor de haber entrado en tiempo el lanzamiento desde medio campo de Kyle Lowry. Con 41-47 los equipos se marcharon a vestuarios.
El despropósito de la primera mitad se mantuvo, pero mejoró la ofensiva local y se igualaron las cosas.
La renta fue reduciéndose y los Heat se situaron por primera vez por delante a tres minutos de concluir el tercer cuarto con dos tiros libres de Butler (65-63).
La estadística que mejor explicaba la falta de ritmo y de personalidad en la cancha eran las 35 pérdidas de balón que sumaban entre ambos conjuntos, que llegaron al último cuarto con todo por decidirse, los Pelicans mandaron 69-72 antes del último periodo.
El juego se ralentizó, los errores continuaron sucediendo y el marcador avanzó en puntos de manera muy discreta.
Fue Miami el equipo más inspirado en el último minuto para llevarse el triunfo. Oladipo recuperó un balón importantísimo a quince segundos para el final y con uno arriba para Miami (97-96), recibió falta personal de Trey Muprhy III. Pudo sentenciar, pero falló el primer lanzamiento libre para no faltar al guión del encuentro.
Con quince segundos por jugarse New Orleans necesitaba un triple, pero cometió infracción de cinco segundos y la pelota volvió a Miami.
Hubo una mala entrega de Lowry a Butler, que tuvo que ir al salto entre dos con Daniels a 14 segundos. Valanciunas se quedó con la pelota y los Pelicans, tras tiempo muerto, tuvieron una nueva oportunidad para ganarlo.
Falló McCollum de tres y el rebote fue para Oladipo, que esta vez sí, anotó los dos libres para el definitivo 100-96.
Nacho García

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here