112-108. DeRozan toca su octava sinfonía

0
42
Chicago, en el que regresó Zack LaVine tras perderse los últimos tres partidos por unas molestias de rodilla, llegó a tener una ventaja de 11 puntos, con 38-27 en el luminoso del segundo cuarto, aunque los Hawks tuvieron el mérito de no derrumbarse. Foto de archivo. EFE/EPA/ERIK S. LESSER

Chicago (EE.UU.), (EFE).- Con el United Center rendido y llamándole ya MVP, DeMar DeRozan ofreció un nuevo recital de baloncesto y, con sus 37 puntos endosados a los Atlanta Hawks en el vibrante triunfo por 112-108, prolongó a ocho su legendaria racha de partidos con más de 35 puntos y 50 % en tiros y alargó el momento dulce de unos Chicago Bulls que suman seis victorias consecutivas.
Abrió el partido con 20 puntos en diez minutos en la cancha y lo cerró con cinco puntos clave para remontar a unos Hawks que, empujados por 27 punto del serbio Bogdan Bogdanovic y 26 de Danilo Gallinari, ganaban 108-105 a menos de un minuto para el final.
Tras dejar atrás la marca de Wilt Chamberlain por partidos con al menos 35 puntos y al menos un 50 % en tiros, DeRozan encadenó su noveno encuentro con más de treinta puntos.
Sus Bulls tienen derecho para soñar con un anillo que esperan desde 1998, en el “último baile” de Michael Jordan. Son líderes en solitario de la Conferencia Este (39-21), con un partido más que unos Miami Heat que juegan este viernes ante los Nueva York Knicks.

DEROZAN, 20 PUNTOS EN 10 MINUTOS
Lo retomó por donde lo había dejado antes del All-Star y asombró al United Center con una actuación que rozó la perfección. Con diez minutos por jugar en el segundo cuarto ya lucía 20 puntos, con un tremendo 8 de 11 en tiros.
Anotó seis puntos en el contundente 10-0 con el que los Bulls recibieron a los Hawks y fue un aviso de sus intenciones en su regreso al United Center tras el parón por el All-Star de Cleveland.
El escolta acabó la primera mitad con un 9 de 13 en tiros y 22 puntos, confirmando porcentajes de acierto que avalan su candidatura al MVP.
Chicago, en el que regresó Zack LaVine tras perderse los últimos tres partidos por unas molestias de rodilla, llegó a tener una ventaja de 11 puntos, con 38-27 en el luminoso del segundo cuarto, aunque los Hawks tuvieron el mérito de no derrumbarse.

BOGDANOVIC ILUSIONA A LOS HAWKS…
Con un Trae Young en apuros (3 de 17 y 14 puntos en total), el serbio Bogdan Bogdanovic sostuvo al equipo de Georgia con 11 puntos en la primera mitad, unidos a los diez de un Clint Capela, y los Hawks consiguieron mantenerse en juego. Se fueron al descanso con un 50-52 adverso, pero con la sensación de poder tutear a sus rivales.
Los Bulls buscaron dar otro golpe en la mesa con un arranque agresivo en el tercer cuarto y convirtieron tres triples consecutivos, dos de LaVine y una de DeRozan, para escaparse a más ocho (61-53), pero una vez más, en los Hawks fue Bogdanovic en liderar a los suyos.
El serbio anotó nueve puntos, con un 3 de 5 en triples, que mantuvo la máxima igualdad. Su tercer tiro de tres puntos lo convirtió sobre la bocina del tercer cuarto y envió a los dos equipos al cuarto cuarto con perfecta igualdad (82-82).

… Y DEROZAN VUELVE A MORDER
DeRozan, que necesitó fisiológicamente gestionar energías tras su brutal arranque, volvió a morder en el cuarto, con los primeros seis puntos de los Bulls.
Apoyado por Dosunmu y Coby White, Chicago forzó el tiempo muerto de los Hawks con el más 8 (102-94), pero un excelente Gallinari levantó la voz y, con sus 26 puntos y 10 de 17 en tiros, lideró una remontada que llevó a los Hawks hasta una ventaja de tres puntos en el 108-105.
Fue entonces cuando DeRozan remató el partido, con dos difíciles tiros en suspensión desde la media distancia, su especialidad, que prolongaron su personal racha y la de unos Bulls que siguen siendo los líderes del Este.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here