Agrupación latina acusa al Partido Republicano de abrazar “supremacía blanca”

La senadora estadounidense Kamala Harris (i) y Janet Murguia, presidenta y directora ejecutiva de Unidos US, participan en la convención anual de Unidos US, en San Diego, California (EE.UU.). EFE/ David Maung/Archivo

Washington, (EFE News).- UnidosUS afirmó este jueves que Partido Republicano “se ha dejado corromper por el presidente Donald Trump y se ha convertido en un partido de supremacía blanca” en tiempos en que 86 % de los latinos señalan el racismo como un problema en Estados Unidos.
En una “acusación” presentada por la presidenta de UnidosUS, Janet Murguía y otros dirigentes de derechos civiles, la organización otrora conocida como el Consejo Nacional de La Raza sostuvo que “la preocupación por el racismo antilatino jamás ha sido más intensa entre los votantes hispanos”.
Murguía dijo en una teleconferencia de prensa que “en días recientes hemos visto en la Convención Nacional Republicana una capitulación completa del Partido Republicano al trumpismo”.
“Es un partido que está por la incompetencia y así tenemos más de cinco millones de personas con COVID-19, más de 175.000 muertes. Es un partido que está por deshumanizar a la gente, que pone a los niños latinos en jaulas, separados de sus familias”, señaló.
Por su parte Héctor Sánchez, director de Mi Familia Vota, se refirió a “la amenaza que Trump representa para nuestras comunidades en un tiempo cuando hemos visto un 26 % de incremento en la violencia contra los latinos”.
“Este presidente no debe ser elegido”, sostuvo. “Hemos lanzado una campaña llamada ‘Basta, Trump’. Es alguien que desde el momento en que anunció que buscaría la Presidencia empezó a insultar a los mexicanos, y continuó atacando a los inmigrantes”.
“La fortaleza de Estados Unidos es su pueblo”, indicó el mensaje acusatorio. “La diversidad de nuestro país nos ha ayudado a innovar para resolver los problemas, evitar el estancamiento cultural, y convertirnos en la nación más próspera de la historia”.
Pero, según la declaración, “la política de división se ha tornado más maligna en años recientes, cuando voces extremistas incitan a los estadounidenses a desconfiar, y aun a odiar, a otras personas en razón de su raza, religión, origen u orientación sexual”.
En el pasado, añade, los latinos han demostrado su disposición a considerar a los candidatos “sobre la base de sus políticas y posiciones, y no solo por su afiliación partidista”.
“El menguante apoyo hispano para los candidatos republicanos en años recientes no refleja un cambio en el electorado latino”, según este grupo. “Más bien refleja una acusación y condena del cambio en el Partido Republicano. El partido ha acogido la política de divisiones, exclusiones y odio”.
Según la “acusación”, a raíz del 2016, cuando Donald Trump se convirtió en el candidato presidencial el Partido Republicano, Estados Unidos “se parece ahora a los regímenes más antidemocráticos y autoritarios del mundo, y figura muy abajo entre las naciones que confrontan la pandemia global”.
El Partido Republicano, continúa, “ha permitido acciones del presidente que subvierten de manera inconstitucional el Censo, y ha permitido que el presidente recompense a individuos que han violado descaradamente los derechos civiles de nuestra comunidad al otorgar perdón a (el exalguacil de Maricopa) Joe Arpaio”.
Luego de una larga lista de acusaciones contra el Partido Republicano, el mensaje instó a los dirigentes del partido a que “rechacen la obediencia a ciegas, protejan nuestras instituciones y normas democráticas, y levanten su voz contra la animosidad racial”.