Cuidado con este cóctel, puede ser peligroso para la salud

0
105
Fotografía de archivo en el que se observa una botella de vodka. EFE/EPA/Kimmo Brandt

Por Jim Robbins
Helena (MT), (KHN vía EFE).- El popular cóctel conocido como “Moscow Mule” (Mula de Moscú) supuestamente debe parte de su sabor a la jarra de cobre helada en la que se sirve, porque el metal brillante se oxida ligeramente, intensificando el aroma y la efervescencia de la bebida.
Pero el sabor no es lo único que aporta la jarra de cobre. Un nuevo estudio publicado en el número de enero/febrero de la revista Journal of Environmental Health ha descubierto que el cobre se disuelve en la bebida hecha con cerveza de jengibre, zumo de lima y vodka. En poco menos de media hora, los niveles de cobre superan las normas de seguridad establecidas para el agua potable.
Un trago o dos no son tóxicos, dijo Caroline Pharr, una de las autoras del estudio y profesora de química del Carroll College, con sede en Helena, Montana. “La toxicidad aguda por cobre es muy poco probable. Para eso habría que beber 30 Moscow Mules en un período de 24 horas”, explicó.
Después de 27 minutos, la cantidad de cobre que se disuelve en la jarra supera las 1,3 partes por millón que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) establece como nivel seguro para el agua potable.
¿El culpable de estos elevados niveles? “La cerveza de jengibre parece ser el principal impulsor del efecto de disolución”, dijo John Rowley, también profesor de química en Carroll y coautor del trabajo.
La exposición prolongada al polvo de cobre puede irritar la nariz, la boca y los ojos, y causar dolores de cabeza, mareos, náuseas y diarrea. Si se bebe agua que contiene niveles de cobre más altos que lo normal, se pueden experimentar náuseas, vómitos, calambres estomacales o diarrea. Hay consecuencias más graves si se ingieren altas cantidades de manera constante.
Para evitar el cobre en el cóctel, Pharr recomienda utilizar una jarra revestida de acero inoxidable (lo que, supuestamente, le quitaría a la bebida el aroma y la efervescencia adicionales que provienen del cobre). También se puede beber en menos de los 27 minutos que tardan los niveles en superar los estándares.
La idea de analizar los niveles de cobre se le ocurrió a Pharr durante una fiesta en el patio de una casa donde se servían Moscow Mules. “Un amigo me dijo ‘No bebas eso, disuelve el cobre’”, contó. “Resulta que nadie había cuantificado cuánto se estaba disolviendo, así que comenzamos a investigar”.
Este metal maleable juega un papel importante en la historia de Montana. La ciudad minera de Butte recibió el apodo de “La colina más rica de la Tierra” por la enorme veta de cobre que había en el interior de la colina sobre la que se fundó.
La ciudad se construyó con esa riqueza. El cobre se sigue extrayendo allí, y es probable que parte de él acabe en las jarras que se venden en todo el mundo para los Moscow Mules.
Una camarera de la coctelería Spud McGee’s en Butte, no muy lejos del pozo abierto del que aún se extrae cobre, dice que no sirven muchos Moscow Mules. “La verdad es que no nos preocupa demasiado, y no hemos recibido ninguna queja sobre nuestros Moscow Mules”, dijo Amelia Hartwell.
En On Broadway, un restaurante de Helena, el propietario Patrick Cassidy señaló que los Moscow Mules son un cóctel popular y que en diciembre del año pasado el restaurante vendió una media de 17 al día. Ha pensado en los posibles efectos del cobre, dijo, “pero si alguien viene a beber con la cena es probable que solo se tome dos o tres”, dijo. “Pero tengo personal que bebe en jarras de cobre todo el día y pienso advertirles”.
Lo que ocurra con esta nueva información, afirmó Pharr, depende de las autoridades sanitarias. “Les hemos dado las herramientas para decidir cómo proceder”.
No es la primera vez que se advierte de los riesgos de las jarras de cobre. En 2017, Iowa prohibió el uso de jarras de cobre para la bebida porque el Código de Alimentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) prohibía que los alimentos con un pH inferior a 6,0 —que son más ácidos— entraran en contacto con el cobre. El pH de un Moscow Mule es de 2,7.
Ingerir cobre no es del todo malo; es cuestión de niveles. El cobre es un ingrediente necesario en la dieta y se encuentra en mariscos, alubias, frutos secos y cereales integrales, y se vende en suplementos dietéticos. Se ha demostrado que ayuda a prevenir la anemia y la osteoporosis, entre otras cosas.
The Butte Copper Company, una tienda de Butte que vende una variedad de recipientes para beber hechos de cobre, publica en su página web una larga lista de afirmaciones, sin base científica y no verificadas, sobre los beneficios del cobre para la salud, incluyendo que favorece la pérdida de peso y la curación más rápida de las heridas, o que combate el cáncer y la artritis.
La investigación de Carroll se realizó con estudiantes durante tres semestres. Se siguieron cuidadosamente los protocolos científicos, señaló Rowley, y nadie bebió Moscow Mules hasta que terminó la investigación. “Pero sí que los bebimos en la fiesta de fin de semestre”, concluyó.
KHN (Kaiser Health News) es la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF, organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.
Versión original en inglés: https://bit.ly/33emRT8

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here