Demi Lovato no deja rincón de su vida sin revelar en sus últimas confesiones

Imagen de archivo de la artista estadounidense de origen mexicano, Demi Lovato, durante un concierto en Portugal. EFE/EPA/Jose Sena Goulao/Archivo

Miami,  (EFE News).- Demi Lovato no es la primera ni será la última artista en sumergirse en lo más oscuro para hacer su arte, pero sí está siendo pionera en transformar las redes sociales y YouTube en un confesionario en la búsqueda de conexión y salud mental.

La artista estadounidense de origen mexicano lo demostró así esta semana, cuando develó lo más triste y honesto de su fallido compromiso con el actor Max Ehrich, con quien pasó meses de cuarentena en 2020.

“Me engañé a mí misma, porque era lo más seguro y esperado. Obviamente, lo quería profundamente, pero había algo dentro de mí que decía: ‘Tengo que demostrarle al mundo que estoy bien”, dijo la artista en una entrevista que la colocó una vez más en las principales tendencias de Twitter.

Sintiéndose mucho más “empoderada” por “su verdad”, Lovato contó que el romper el compromiso con Ehrich le permitió comenzar el camino “real” en el que se encuentra ahora y en el que se ha presentado como “pansexual” y sobreviviente de una muy comentada sobredosis de drogas en 2018.

En su documental “Bailando con el diablo”, que se puede ver en YouTube desde el 23 de marzo y forma parte de su nuevo disco, Lovato quitó el manto de silencio con el que su familia y su equipo cubrió todo el tema de la sobredosis.

“Quedé con daño cerebral y aún estoy sufriendo los efectos. No puedo manejar porque mi visión tiene puntos ciegos. Tardé dos meses en poder leer un libro, porque mi visión estaba muy borrosa. Poder hacerlo fue un momento de triunfo”, expresa en el video.

Aunque la artista de 28 años ha crecido ante el ojo público tras haber saltado a la fama como la compañera de “Barney”, el programa infantil protagonizado por un dinosaurio morado, y luego como estrella de Disney, sus confesiones han incluido la violación por parte de su novio y que supuso el inicio de su vida sexual a los 15 años.

Y el traficante de drogas que le vendió las sustancias por las que casi muere en 2018 “se aprovechó” de su estado para propasarse con ella.

Aun así, Lovato dice haber aprendido a ver el lado positivo y contó que el incidente y todo lo que trajo llevó a revisar su diagnóstico de trastorno bipolar. “Tengo TDAH”, explicó en referencia al trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Además de sus publicaciones en las redes, declaraciones a la prensa y en YouTube, la artista famosa por películas de Disney como “Camp Rock” y canciones como “Sorry Not Sorry”, ha volcado sus traumas, “mierdas” y verdad en su nuevo disco “Dancing with The Devil: The Art of Starting Over”.

La entrega audiovisual de la estrella se está completando con la publicación de impactantes videos musicales para acompañar las canciones. El primero, con 11 millones de visualizaciones en menos de una semana en YouTube, es el de la canción que le dio el nombre al proyecto y enseña una versión sofisticada de sus primeros días en el hospital.

Se espera que el resto sean igual de descriptivos, pues Lovato ha dejado claro que el airear sus miserias le ha dado fuerza.

Así lo indica al decir: “Cuando miro hacia atrás, en mi música veo que antes dudaba más en ser tan abierta como lo soy hoy, siento que en algunas de mis nuevas canciones me acabo de quitar la vulnerabilidad”.

Comparte tu opinión.