El costo es sólo una razón por la que los estudiantes eligen experimentar lo excepcional

Aniken Castañeda y Mike Santos comparten sus historias sobre cómo South Texas College resultó ser su mejor opción para la educación superior. Pionero en educación en línea y para la fuerza laboral, STC ha seguido el ritmo de las universidades regionales en lo que respecta a oportunidades para estudiantes.

McAllen, Tx.- Para el adulto trabajador Mike Santos, elegir South Texas College para iniciar una nueva carrera, significó dólares. Para el graduado de preparatoria Aniken Castañeda, simplemente tenía sentido.

A medida que la crisis de salud impone a los estudiantes que rebalanceen sus planes de educación superior, STC está tomando el relevo con un compromiso renovado con el aprendizaje híbrido de alta calidad. Y con las tasas de matrícula a menos de la mitad del costo de una universidad típica, STC se percibe, más que nunca, como la opción más inteligente.

“Lo vi como si estuviera presupuestando mis próximos dos años”, dice Santos, quien ahora tiene éxito como técnico de CAD para Milnet Architectural Services en McAllen. “STC fue la mejor opción, fue conveniente y estoy apoyando a mi universidad local”.

Después de dos décadas en la industria automotriz, el nativo de RGV estaba buscando una manera de aprovechar su habilidad para la ingeniería en un salario digno sostenible. Estaba investigando programas de diseño arquitectónico cercanos cuando se dio cuenta de que la experiencia que estaba buscando había estado frente a él todo el tiempo.

Santos quedó tan impresionado con su experiencia en STC que ya ha regresado, esta vez para obtener un título de asociado en Ingeniería Civil.

“Es mucho menos de lo que había presupuestado”, explica. “Me costaría entre $ 4,000 y $ 5,000 cada semestre en otro lugar.. y estoy recibiendo la misma educación en STC”.

Castañeda, recién graduada de la escuela preparatoria y aspirante a especializarse en psicología, llegaría a una conclusión similar. Aunque inicialmente planeaba asistir a Sam Houston State, la crisis de salud le dio un momento para pensar en sus planes de educación superior.

Sin embargo, más allá de los ahorros de costos, vio a South Texas College como una forma de pasar fácilmente a su próxima etapa en la vida.

Llámalo una alternativa inteligente. Llámalo de gran valor. Simplemente no lo llames “universidad de dos años”. Pionero en educación en línea y para la fuerza laboral, STC ha seguido el ritmo de las universidades regionales en lo que respecta a oportunidades para los estudiantes, e incluso ha comenzado a ofrecer títulos de licenciatura.

Mientras tanto, la comunidad unida del campus y el personal de apoyo dedicado se han mantenido fieles a una filosofía de “escuela pequeña”, priorizando la conectividad y la persistencia con un conjunto personalizado de servicios centrados en el estudiante.

Esa red incluye acceso a personal de apoyo profesional, desde bibliotecarios hasta tutores y consejeros, disponible desde el día en que se inscribe un nuevo estudiante hasta la graduación. A través de sus Centros para la Excelencia en el Aprendizaje, la Universidad conecta a los estudiantes con una amplia variedad de servicios críticos, tanto en persona como en línea.

“Los profesores y el personal tienen un interés personal en el éxito de nuestros estudiantes”, manifestó el Dr. Jesús Campos, Decano de Biblioteca y Servicios de Apoyo.

Las ventajas de elegir una educación en STC no se limitan a un apoyo superior. Con instalaciones de vanguardia y una facultad de cinco estrellas, el compromiso de la facultad de competir con las universidades regionales se extiende a cada salón de clases, laboratorio y sesión de Blackboard.

Y cuando la clase termina, los estudiantes tienen acceso virtualmente ilimitado a beneficios como servicios de biblioteca, estaciones de trabajo con computadoras, acceso a Internet y espacios de estudio tranquilos.

Las historias de Santos y Castañeda son capítulos de un códice cada vez mayor del éxito de South Texas College. Desde la industria de la cerveza artesanal local, hasta la Ivy League, los graduados de STC están dando ejemplo a sus comunidades y destruyendo las nociones preconcebidas de lo que es un “colegio comunitario”.

Ese compromiso ha engendrado una relación cercana con la comunidad del sur de Texas y ha proporcionado una plataforma no sólo para títulos universitarios de bajo costo, sino también para el éxito generacional sostenible.

Para Santos, se ha convertido en un asunto de familia. Su hijo en edad de escuela primaria, como era de esperar, un genio de la ingeniería, planea seguir los pasos de su padre.

Comparte tu opinión.