21.8 C
McAllen
Tuesday, May 24, 2022
InicioOpiniónAlfredo CuéllarEl mexicano y méxicoamericano políticamente educado

El mexicano y méxicoamericano políticamente educado

Primera parte

Para cambiar la sociedad, no basta votar.

Todos los que anhelan un cambio tienen que hacer más que votar.

INTRODUCCIÓN

La polarización del mundo políticamente, el surgimiento activo de extremismos radicales, la decepción con la política, gobiernos y políticos sugiere que debemos cambiar algunos pensamientos clásicos; uno de los más importantes es cambiar la visión de que al votar ya cumplimos con nuestras obligaciones cívicas.  Este artículo sugiere y explica el concepto de lo que significa para un mexicano y un méxicoamericano estar políticamente educado.  Al explicar este concepto se incluye los temas que formarían parte indispensable de lo que debe saber el mexicano y el méxicoamericano políticamente educado.

LA GRAN MENTIRA

Los políticos han repetido una gran mentira.  Nos hacen creer que los cambios en la sociedad suceden cuando se vota.  Entonces los que votan sienten que ya cumplieron y que por votar los cambios que anhelan representados en su preferencia electoral deben llegar a la comunidad.  Es una flagrante mentira.

NO BASTA VOTAR

Claro que votar es fundamental, es el acto supremo que simboliza la expresión de participación, pero los que crean a los políticos que nos dicen que sólo quieren que votemos, ya caímos en su trampa.  Los cambios sociales sólo suceden cuando además de votar se involucra uno de otras maneras y el primer requisito es estar políticamente educado.

POLÍTICAMENTE EDUCADO

Estar políticamente educado es maximizar la acción política como ciudadanos a través de entender más y mejor lo que las noticias dicen y lo que los políticos quieren que entendamos.  De hecho, los políticos se benefician de nuestra ignorancia.  Estar políticamente educado es dificultar las manipulaciones de los políticos y movernos al próximo nivel de calidad en la participación.

AGENDAS DIFERENTES

En una sociedad diversa, donde conviven grupos de orígenes económicos, sociales y étnicos diferentes existen injusticias, abusos, discriminación, estratificación, ventajas para unos a costa de posponer o evitar los derechos de otros.  Por lo tanto, en cada grupo se van repitiendo valores, premisas, actitudes e ideas para mantener privilegios.  Esto crea agendas diferentes que van conformando nuestra decisión de votar por uno o por algo diferente.

AGENDA DE LOS MEXICANOS Y LOS MEXICOAMERICANOS

La población de México está irremediablemente ligada a la población mexicana asentada en los Estados Unidos.  Hasta ahora los políticos en ambas naciones han tenido relativo éxito de hacernos creer que “somos dos poblaciones diferentes,” no lo somos.  La frontera es un accidente forzado de esta época de naciones.  Pero una y otra vez la historia nos enseña que las fronteras y hasta las naciones cambian de geografía, de nombre y de asentamientos demográficos. Ambas poblaciones tenemos una cultura, un lenguaje, gustos, anhelos y necesidades más semejantes que diferentes.  Mucho de lo que ha pasado en México expulsó a la diáspora y lo que pasa aquí en los Estados Unidos sostiene a muchos mexicanos con nuestras remesas.  Imposible hacernos creer que el crimen organizado de México o el racismo contra los mexicanos aquí son cosas diferentes que sólo afectan a una nación.  Nos afecta a ambas poblaciones. Por lo anterior presento los puntos fundamentales de los temas que debe conocer un mexicano y un mexicoamericano políticamente educado.

HISTORIA

Saber sobre lo prehispánico, la conquista y la colonia, la reforma protestante, la fundación de los Estados Unidos, la guerra de independencia de México y períodos históricos de ambos países es fundamental para poder entender cómo existen muchas relaciones que nos involucran y nos hacen un componente fundamental de ambas naciones.

LOS MEXICOAMERICANOS

Mientras que saber de la historia de ambos países es un requisito que nos permite una base para estar políticamente educado, si eres un mexicano, o méxicoamericano no puedes ignorar el invento por parte del presidente Polk de la guerra contra México con el objetivo de robar California.  Le fue mejor de lo que anticipó en la aventura bélica, no sólo se quedaron con California, se llevaron más de la mitad de lo que era México.

SIN RENCORES

Es lo que fue y no se trata de rencores sino de entender por qué irremediablemente las dos poblaciones de mexicanos, la de USA y la de México están ligadas.  A partir de esa guerra y el Tratado de Guadalupe Hidalgo, que nunca han honrado los americanos, se iniciaron grandes demografías de mexicanos, idioma español, comida mexicana, y las correspondientes discriminaciones, saqueos de sus propiedades, linchamientos, y abusos contra los mexicanos para consolidar la hegemonía de la nueva nación tan expandida.

LA IGNORANCIA DEL VOTANTE ES EL ARMA DE LOS POLÍTICOS

Los políticos de ambas naciones prefieren que no sepamos eso.  Una vez que sepamos eso, sigue entender que sistemáticamente los mexicanos hemos sido la mano de obra de reserva de esta nación, salvándolos una y otra vez cuando no han tenido quién trabaje en el campo, en los hoteles, en los restaurantes, en la construcción, en la segunda guerra mundial con los braceros, y las fábricas se llenaron de mexicanos.  En otras ocasiones y recientemente en la crisis pandémica, los mexicanos fuimos los soldados en las trincheras salvando los negocios esenciales y desproporcionadamente nos enfermamos y morimos mayormente que al resto de la población.

LOS MEXICOAMERICANOS Y LA POLÍTICA

Cerca de cien mil mexicanos americanos fueron deportados durante la gran depresión 1929-1935, acusados de ser los causantes de la crisis, algo que era al revés, habíamos sido los héroes trabajando con bajos sueldos en posiciones que no lo hubieran hecho otros.  Muchos de los deportados no hablaban ya español, habían nacido en los Estados Unidos y eran sorprendidos en redadas injustas, inconstitucionales, sin derecho a nada y deportados a México.  Lázaro Cárdenas se portó mejor que cualquier otro presidente y nos recibía con trabajo y apoyos.  Poco o nada se hace ahora con los deportados.

DISTURBIOS ZOOT SUIT

Reiteradamente, los mexicanos somos los chivos expiatorios de muchas de las calamidades que tienen la sociedad americana.  Uno de los incidentes más vergonzosos son los disturbios de Zoot Suit (trajes de pachuco); fueron una serie de enfrentamientos violentos durante los cuales turbas de militares estadounidenses, policías fuera de servicio y civiles blancos se enfrentaron con jóvenes latinos y otras minorías en Los Ángeles, que al encontrarlos los desnudaban y golpeaban.  Los disturbios en el verano de 1943 tomaron su nombre de los trajes de pachucos que usaban muchos mexicanos mostrando su identidad y creatividad durante esa época lo que les permitía identificarlos más fácilmente.  Fue un salvajismo sin nombre.

TRUMP Y LOS REPUBLICANOS USANDO EL RACISMO

Recientemente, fuimos los objetos-sujetos estereotipos de Trump para que desatara la furia racista siempre impregnada en la sociedad americana apoyándose de los republicanos conservadores.  Nos describió como violadores, narcos, bandidos y delincuentes.  Esta mentira no sólo le permitió a Trump ganar, sino que lo transformó en la figura clave de conservadores, blancos supremacistas y republicanos que se les acabó la imaginación y la dignidad teniendo que recurrir a estas mentiras en lugar de representar y dar forma a las ideas que identifican a ese partido y elevando Trump al nivel de ídolo de oropel.  En lugar de hacer un monumento a la población mexicana, como el juicio de la historia lo sugeriría, nos ganamos ser la espuria y peor aún, precisamente, por no estar políticamente educados, muchos de los mexicanos se unieron al enemigo votando por Trump.

LAS MINORÍAS Y LOS AFROAMERICANOS

Parte del juego de los grupos que controlan es enfrentarnos a los grupos minoritarios.  Los hispanos formados por mexicanos y otros grupos latinos se enfrentan entre sí.  Los hispanos nos enfrentamos a los afroamericanos.  Caemos en ese juego porque somos el objeto de manipulación de políticos y malos líderes. Todos debemos apoyarnos porque todos sufrimos por lo mismo y tenemos enemigos en común, y metas en común.  Estar políticamente educado nos hace entender eso para no parte de esos juegos.

EL BIPARTIDISMO

Un mexicano y un méxicoamericano no solo tiene que entender la política y los procesos políticos de una nación, sino de ambas naciones.  Así como hablar inglés y español le da más valor a cualquiera, se debe ser bipolíticamente educado.  Uno de los más importantes conceptos es entender que en un modelo bipartidista, como el de Estados Unidos, uno no vota por la mejor opción en una elección, uno vota por la opción menos mala.  No es que se trate de ser melón o sandía, sino de cuál de las dos opciones es mejor, o menos mala, para nuestra agenda mexicanoamericana y mexicana.  Así de simple.

El Periódico USAhttps://elperiodicousa.com/
Al servicio de la comunidad hispana del sur de Texas y noreste de México
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments