Fin de Año: El Icónico 2020

Esta pandemia ha magnificado todas las desigualdades existentes en nuestra sociedad – como el racismo sistémico, la desigualdad de género y la pobreza.

Melinda Gates

JUICIO DE LA HISTORIA

No hay que esperar al juicio de la historia para asegurarles que este año que recién terminó será icónico. El 2020, el año de la pandemia, el de las protestas contra el racismo, el de la derrota electoral de Trump.

PANDEMIA, RACISMO Y DERROTA DE TRUMP

Mientras que los tres asuntos mencionados son indudables, e indiscutiblemente trascendentes, están alejados de ser sólo: pandemia, racismo, y derrota de Donald Trump. Cada una tiene innumerables connotaciones y adiciones. La pandemia, por ejemplo, ha puesto en jaque mate al sistema político. El racismo, ha hecho lo mismo al sistema policiaco, catalizando los sentimientos de supremacistas blancos y neonazis. El trumpismo, aunque derrotado por escaso margen, fue una innegable manifestación de los millones que creen en Trump y en su insoslayable locura e inexplicable agenda.  Así, cada uno de estos puntos sugieren docenas de nuevos tópicos dignos de estudiarse.

¿QUÉ CAMBIOS SE QUEDARÁN?

En lo que la historia sí nos podrá ayudar en un futuro, es en ser más claridosa respecto a qué cambios catalizó y produjo el 2020 que se hayan quedado para siempre con esta humanidad y en este mundo: ¿las reuniones por ZOOM?, ¿trabajar en casa?, ¿el uso de máscaras?, ¿la forma en que saludamos?, ¿métodos escolares por internet? Y muchos más.

DE LO QUE NO SE HABLA

El 2020, sin embargo, subyace con mucho más de lo que no se habla o se habla poco: aumento récord de compra de armas, aumento en la delincuencia, la salud mental afectada de millones, el abuso infantil, el maltrato doméstico, negocios en quiebra, amistades remotas, y un sufrimiento inaudito de millones de personas afectadas directa o indirectamente por la pandemia, el racismo, y la desastrosa administración de Trump, y los imitadores de éste en el mundo, concretamente Boris Johnson en el Reino Unido, Jair Bolsonaro en Brasil, Rodrigo Duterte en las Filipinas, o Viktor Orban de Hungría, han causado daños enormes al medio ambiente, a los derechos civiles, a la justicia social, pero más importante, han retrocedido la cultura democrática y trastocado la confianza en la civilidad, el orden, y la legalidad.

LA PANDEMIA NOS HIZO PENSAR

El ser humano, independientemente, de sus niveles de educación, tiene una relación consigo mismo y con su entorno, y las rutinas cotidianas nos hace vivir de valores y paradigmas establecidos, que no revisamos ni con frecuencia ni fácilmente.  La pandemia, las noticias, y la elección aludida en los Estados Unidos con repercusiones en todo el mundo, nos dio espacios de reflexión y nos hizo concluir que el mundo realmente no había avanzado tanto, era más un mundo imperfecto, y peor aún, camino de más imperfecciones.

TODOS TUVIMOS QUE APRENDER

De manera que el 2021 será un año de retos, el 2020 fue como el caldo de cultivo que nos recordó nuestras vulnerabilidades individuales y colectivas. Nuestras tenacidades, resiliencias, enterezas, y capacidades de adaptación se han puesto a prueba. Dirán en el futuro, los que lleguen, “sobreviví al 2020”, puedo entonces resistir mucho más. Si existen mentes curiosas que no hayan vivido esto y pregunten, “abuelo, dime cómo fue el 2020”, pensaremos para decir: “fue un año icónico, donde nadie sabía nada, y todos tuvimos que aprender.

REFLEXIONES FINALES

A manera de conclusión de este año, a continuación, les presento algunas reflexiones personales.

• La pandemia pasará, pero no sin que antes se empeoren las cosas.

• Si ha sobrevivido hasta ahora, lo más posible es que trascienda toda esta emergencia pandémica. Siga protegiéndose y aguantando.

• Nunca en la historia reciente las familias se han robustecido o afectado tanto.

• Aprenda más de computadoras, aplicaciones, y asuntos cibernéticos.  Ahora o nunca.

• Reinvente la amistad. La pandemia es momento de ganar, no de perder amigos.

• Se puede vivir sin pelear. Entienda que es normal pensar diferente a otras personas, tener visiones opuestas, pero no lo es pelearse.

• Sobrevivir es motivo de humildad y gratitud.

• La arrogancia es antipandémica.

• Escuche antes de hablar.

• Si puede jubilarse, hágalo. La pandemia le anticipó cómo sería vivir jubilado.

• Busque ser positivo, pero nunca a costa de negar la realidad.

• Perdone, exprese gratitud, y ame.

• Si perdona, perdone de verdad, no sólo haga como que perdona. Perdonar es dejar atrás resentimientos para siempre.

• Prefiera el uso de la razón y no el de la violencia.

• Aprenda a amar lo que no sea material o dinero.

• Use elogios sensibles e inteligentes, no sólo diga o escriba: “Bueno”, “me gustó”, “qué lindo”.  Diga, por ejemplo: Me impactaron muchísimo tus consejos, sobre todo lo del perdón”.

• Compre una camiseta, o prenda de vestir que diga: aguanté el 2020, o sobreviví la pandemia.

¡Feliz Año Nuevo 2021!