La malformación de Chiari puede ser asintomática

México,  (Notimex).- Las malformaciones de Chiari son defectos estructurales del cráneo y el cerebelo, la parte que controla el equilibrio, explica el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS).

Esta malformación ocurre cuando una parte del cráneo es más pequeña de lo normal o deforme, provocando que el cerebelo sea empujado hacia abajo del foramen magno y el conducto raquídeo, causando presión en el cerebelo y el tronco encefálico, afectado las funciones controladas por esas áreas y bloqueando el flujo del líquido encefálico.

El instituto menciona que esta malformación tienen diferentes causas; la mayoría resulta de defectos estructurales en el cerebro y la médula espinal que ocurre durante el desarrollo fetal. Además puede ser ocasionado como resultado de mutaciones genéticas o carencia de vitaminas y nutrientes adecuados en la dieta de la madre.

También puede aparecer por un drenaje excesivo del líquido cefalorraquídeo de las áreas lumbares o torácicas de la columna debido a una lesión traumatica o una infección.

Las malformaciones de Chiari se clasifican por la gravedad del trastorno y las partes del cerebro que se distiende dentro del conducto raquídeo. Los tipos de malformaciones son:

Malformaciones de Chiari tipo 1: ocurre cuando las amígdalas cerebelosas se dislocan por el foramen en magno; generalmente se observa en la adolescencia o la edad adulta.

Malformación de Chiari tipo II: que puede causar complicaciones mortales durante la infancia y su tratamiento requiere de cirugía; esta malformación involucra el descenso de los tejidos del cerebelo y del tronco encefálico hacia el formen magno.

Malformación de Chiari tipo lll: ocurre cuando la parte del cerebelo y del tronco encefálico descienden o se hernian.

Malformaciones de Chiari lV: involucra un cerebelo incompleto o poco desarrollado, haciendo visible porciones del cráneo y de la médula espinal.

Por otra parte, señalan que los síntomas de este trastorno son dolor de cabeza, dolor de cuello, problemas de audición o de equilibrio, insensibilidad muscular, mareo, dificultad para tragar, vómitos, curvatura de la columna, insomnio, depresión y problemas de coordinación de las manos.

La NINDS expone que algunas malformaciones de Chiari son asintomáticos y no interfieren con las actividades cotidianas de las personas. Se recomienda una supervisión regular, si llegan a presentar dolor de cabezas u otro tipo de signo se recetan medicamento para controlarlos.

En otros casos se recomienda la cirugía para aliviar los síntomas o detener la evolución del daño en el sistema nervioso, mejorando los síntomas.

Comparte tu opinión.