Los Ángeles se da con los Rams la fiesta que se debía por los Lakers y los Dodgers

0
77
EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Los Ángeles (EE.UU.), (EFE).- Los Rams celebraron su triunfo en el Super Bowl con un desfile por las calles de Los Ángeles (EE.UU.), una fiesta con la que la ciudad californiana se resarció tras no haber podido aplaudir, por culpa de la pandemia, las recientes victorias de Los Angeles Lakers y Los Angeles Dodgers.
En el año 2020 de estadios vacíos, confinamientos generalizados e incertidumbre en todas las competiciones, Los Ángeles triunfó con el anillo de la NBA para los Lakers en la “burbuja” de Orlando (EE.UU.) y las Series Mundiales de la MLB para los Dodgers, su primer campeonato en 32 años.
Sin embargo, Lakers y Dodgers, los dos equipos más populares de Los Ángeles, no pudieron celebrar en las calles y de forma multitudinaria sus victorias por las restricciones de la pandemia.
De ahí que ya en 2022 y con la vacunación contra el coronavirus muy extendida en EE.UU., muchos entendieran esta fiesta de los Rams como un tributo al espectacular rendimiento deportivo en los últimos años de la meca de Hollywood.
Tanto es así que LeBron James (Lakers) y Justin Turner (Dodgers) mostraron en Twitter su interés en hacer un desfile conjunto o una fiesta en común, pero finalmente los Rams tuvieron una celebración para ellos solos.
La caravana con media docena de autobuses descubiertos comenzó en el Shrine Auditorium a las 11 de la mañana (19.00 GMT).
El desfile terminó una hora más tarde en la puerta del Los Angeles Memorial Coliseum, el estadio en el que los Rams jugaron desde 2016, cuando regresaron a Los Ángeles tras dos décadas años en San Luis, hasta 2020, cuando se inauguró el SoFi Stadium.
Cientos de personas se congregaron en las calles para ver pasar a los autobuses de los Rams, aunque la hora elegida y el día entre semana quizá contribuyeron a que no se dieran imágenes especialmente multitudinarias en la celebración.
En los autobuses se vio, entre otras estrellas de los Rams, a Matthew Stafford fumando un puro y a Cooper Kupp (MVP del Super Bowl) con una camiseta de Kobe Bryant con los dorsales 8 y 24.
Entre cervezas y confeti, la caravana con el trofeo Vince Lombardi llegó finalmente a un pequeño escenario en el que hablaron las principales figuras de los Rams.
“Tenemos a unos nuevos campeones en L.A.”, dijo Stan Kroenke, propietario de los Rams, mientras que el técnico del equipo angelino, Sean McVay, ensalzó eufórico la “resiliencia de este grupo” y el trabajo colectivo de todos sus jugadores.
“Me siento bendecido por ser parte de este equipo”, apuntó Matthew Stafford, quien agradeció a sus fans que siempre estuvieran con ellos en los momentos buenos y en los malos.
Aaron Donald, el alma de los Rams en defensa, también tomó el micrófono para explicar sus emociones.
“Hemos soñado con esto durante mucho tiempo así que vivir esto con vosotros, en Los Ángeles (…), es un sueño hecho realidad”, dijo.
Por último, Cooper Kupp aseguró que el triunfo en el Super Bowl “es solo el principio” para estos Rams.
La fiesta acabó con fuegos artificiales y con la canción “I Love L.A.”, un clásico de Randy Newman convertido en un himno en Los Ángeles para celebrar sus éxitos deportivos.
Al margen del desfile, la ciudad también rindió un tributo especial a los Rams este miércoles al cambiar temporalmente las letras del emblemático letrero de Hollywood para que solo hoy se lea “Rams House” (la casa de los Rams, en inglés).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here