Los jugadores extranjeros altos y versátiles son los preferidos en la NBA

Houston (EE.UU.),  (EFE).- Ya no es ningún secreto en el mundo de la NBA que los jugadores extranjeros altos y versátiles, que se forman en el baloncesto internacional, son los preferidos y deseados por los equipos de la NBA, y su protagonismo dentro de la liga es cada vez mayor, como el que se espera para la temporada 2021-22.

Los Rockets de Houston, que en sus filas tuvieron a los legendarios miembros del Salón de la Fama Moses Malone, junto a Hakeem Olayuwon y Ralph Sampson, ambos formando las famosas e históricas “Torres Gemelas” luego se centraron en el baloncesto internacional la búsqueda de los hombres altos, con el fichaje del chico Yao Ming, al que eligieron número uno en el sorteo de 2002.

Desde entonces por la franquicia tejana ya han pasado otros jugadores altos importantes como el turco Ömer Asik y el suizo Clint Capela, a quien traspasaron a los Atlanta Hawks cuando cambiaron su estilo de juego con la llegada del base Russell Westbrook para hacer pareja con el escolta James Harden, ambos ya fuera del equipo.

Los Rockets han vuelto a confiar en jugadores altos europeos con la selección este año en el sorteo universitario del joven turco Alperen Sengün y del ala-pívot español Usman Garuba, ambos de apenas 19 años.

Pero si ha habido cuatro jugadores pivotes que elevaron a lo más alto el nivel de la nueva versión de jugador versátil esos han sido el lituano Arvydas Sabonis, los hermanos españoles Pau y Marc Gasol junto con el pívot serbio Nikola Jokic.

Sabonis fue el auténtico pionero de los pivotes europeos que dio clases magistrales de los fundamentos del baloncesto en la NBA cuando llegó a los Portland Trail Blazers, donde a pesar de su limitación física con los problemas que arrastraba en la rodilla derecha, daba cátedra en cada partido con el manejo del balón, el pase, los rebotes y anotar, además de mover el balón.

La votación del Jugador Más Valioso (MVP) de la temporada pasada confirmó el regreso a la prominencia de los hombres grandes en la NBA. La votación también destacó el dominio de los hombres grandes de otros países.

Jokic, de los Denver Nuggets, fue el ganador del premio, seguido por camerunés Joel Embiid, de los Philadelphia Sixers. El ala-pívot griego Giannis Antetokounmpo, de los Milwaukee Bucks, terminó cuarto en la votación y fue el MVP de las Finales de la NBA.

Mientras tanto, el francés Rudy Gobert, de los Utah Jazz, ganó su tercer premio al Jugador Defensivo del Año. Capela, con los Hawks, acabó mejor reboteador de la NBA (14,3 rebotes, 60% de acierto en tiros de campo y dos tapones por partido).

Entrenadores como Nate McMillan, de los Hawks, que también fue jugador con los SuperSonics de Seattle en la “era de oro” de la NBA, está convencido que el jugador estadounidense debe volver a recuperar y asumir la importante de dominar los fundamentos básicos cuando se llega al mejor baloncesto del mundo.

McMillan recordó que un entrenador de la NBA no tiene la responsabilidad de enseñar los fundamentos a los jugadores sino que se adapten a su esquema técnico, algo que los extranjeros, especialmente los europeos, hacen a la perfección, gracias a su versatilidad.

El entrenador de los Hawks dijo que había llegado el momento de recordarles a los jugadores estadounidenses que existe la “triple amenaza” en el baloncesto y no solo el “dame el balón y déjame que encesto”.

Jokic, quien promedió 8,3 asistencias y al mismo tiempo registró grandes números de anotaciones y rebotes, prosperó al mismo tiempo que mejoraba a sus compañeros de equipo, que es su verdadera prioridad, hacerlos cada vez mejor.

Por su parte, Embiid no pudo escapar del centro de atención mientras promediaba 28,5 puntos la temporada pasada. Agregó 2,8 asistencias por partido y quiere ser conocido también por su rendimiento en el otro extremo de la cancha y luchará por el premio de Jugador Defensivo del Año.

La lista de jugadores altos internacionales también incluye al bahameño Deandre Ayton (Phoenix), el suizo montenegrino Nikola Vucevic (Chicago) y el letón Kristaps Porzingis (Dallas).

Sin embargo, algunos números cinco y ala-pivotes estadounidenses todavía se encuentran entre los mejores de la liga, como pueden ser Anthony Davis (Los Angeles Lakers) y Bam Adebayo (Miami), que se ha convertido en un jugador completo y franquicia.

Otros dos jugadores altos jóvenes que ya dominan en la liga son el ala-pívot Domantas Sabonis, de Indiana, hijo de Arvydas, y Karl-Anthony Towns, de Minnesota, un dominicano-estadounidense, ambos con experiencia internacional de selecciones.

Marcelino Benito

DEJA UNA RESPUESTA