26.5 C
McAllen
Thursday, August 18, 2022
InicioEstiloEspectáculosLos mexicanos pueden ser tan americanos como Bruce Springsteen

Los mexicanos pueden ser tan americanos como Bruce Springsteen

Por Mery López-Gallo

(San Diego).- La frontera entre Estados Unidos y México abarca 2000 millas de extremo a extremo, y detrás del muro hay una vasta población de ciudadanos estadounidenses. No me refiero a los miles de americanos de décadas pasadas que han decidido retirarse a lo largo de las hermosas costas de México. Tampoco estoy hablando de una creciente clase trabajadora americana que ha decidido mudarse al sur debido a la escasez de viviendas en San Diego, quienes, al mudarse a la región de Tijuana-Rosarito, han encontrado maneras de estirar mucho más sus salarios en una economía que tiene un costo de vida mucho más bajo. Con esta mudanza, estos nuevos residentes internacionales pueden comprar, alquilar de forma accesible y aún así conducir de ida y vuelta a través de la frontera a sus trabajos en el sur de California.

Según Gustavo de la Fuente de la Smart Border Coalition (www.smartbordercoalition.com), “el número de personas que cruzan la frontera San Diego-Tijuana-Tecate en un mes típico es de 4.6 millones, y el número de vehículos es ligeramente inferior a 2 millones. Sin embargo, las restricciones de COVID-19 a los viajes no esenciales han tenido un gran impacto en los cruces, con un 67 por ciento menos de viajeros y un 55 por ciento menos de vehículos sólo en el mes de abril, con cifras similares en mayo y junio. Desde que las restricciones comenzaron el 21 de marzo, hasta el 94 por ciento de los viajeros que van en dirección norte son ciudadanos estadounidenses o residentes legales de los Estados Unidos, lo que implica que cerca de un tercio de todos los viajeros en un mes típico lo hacen por razones de empleo, educación y médicas”.

Me refiero a la población masiva de personas que pueden pensar que son mexicanas, pero que en realidad tienen doble nacionalidad porque (como yo) nacieron en los Estados Unidos y tenían al menos un padre de ascendencia mexicana o los que, por el contrario, nacieron en México y tenían uno o ambos padres nacidos en los Estados Unidos. Gracias a lo que se conoce como “Adquisición de la ciudadanía”, los niños nacidos en México pueden reclamar la nacionalidad de sus padres. Lo mismo ocurre con los 10 millones de ciudadanos estadounidenses que se estima que viven en todo el mundo y que tienen líneas de sangre de otros países. Con la adquisición de la ciudadanía, los niños pueden reclamar su ciudadanía estadounidense antes de cumplir los 18 años.

Pero volvamos a la región de Cali-Baja por un minuto. Gracias a esta política de inmigración, mis dos hijas nacieron en México y luego se hicieron ciudadanas de los Estados Unidos. Nunca perdieron su ciudadanía mexicana, y con el tiempo muchos individuos como nosotros tenemos la bendición de tener raíces profundas en ambos países. Tenemos fuertes lazos con la familia y amigos tanto aquí como en México.

A lo largo de nuestras vidas hemos vivido, estudiado y trabajado tanto en Tijuana como en San Diego; gente como nosotros ha encontrado una manera de definir nuestras vidas, o mejor dicho, nuestro “estilo de vida” con una simple palabra: fronterizo.

¿Qué es exactamente un fronterizo, o un residente de la frontera? Mi interpretación de un fronterizo es una persona extremadamente afortunada, que gracias a un estatus de inmigración dual nos da el “derecho de nacimiento” legal para cruzar la frontera de ida y vuelta.

Los ciudadanos duales pueden votar, estudiar, trabajar y tener propiedades en Estados Unidos y en México, y sí, pagamos impuestos en ambos países.

Nuestro mayor placer y virtud es tener la capacidad de amar profundamente, servir, honrar y respetar dos banderas. Un ejemplo: mi esposo y yo estábamos viendo un partido de futbol entre los Estados Unidos y México cuando en ese momento nuestras jóvenes hijas preguntaron “¿a quién debemos animar?” La respuesta fue simple. Independientemente de quién gane hoy, animaremos y celebraremos por igual, ¡porque somos fans de ambos!

A estas alturas, probablemente te estés preguntando cuál es la diferencia entre un fronterizo y un mexicano, o un mexicano-americano. Antes de decirte la diferencia, prefiero decirte nuestras similitudes. Todos compartimos el amor por nuestra herencia, lengua y tradiciones mexicanas. Disfrutamos de la pasión y el drama de nuestras novelas, y nos encanta escuchar música en español en la radio. También nos encanta besar y abrazar a la familia, e incluso a los nuevos conocidos, pero sobre todo nos encanta nuestra comida. También me gustaría añadir que la mayoría de nosotros compartimos una fe común. Casi dos tercios (63 por ciento) de los 1.3 millones de católicos que sirven a la diócesis de San Diego son de origen hispano/latino, según datos de un centro nacional de investigación católica.

Tristemente, lo que nos hace diferentes depende de nuestro estado de inmigración. Cerca de 11 millones de mexicanos viven en este país sin la documentación adecuada. Sin embargo, millones nacieron aquí porque sus padres y abuelos también nacieron en los Estados Unidos. Algunas familias de ascendencia mexicana pueden remontar sus raíces al período en que California era aún México. Una época anterior al Tratado de Guadalupe firmado en 1848, que puso fin a la guerra entre México y los Estados Unidos (1846-1848) y que hizo que México perdiera más de la mitad de su territorio. Estos mexicano-americanos dicen que sus antepasados no cruzaron la frontera, sino que la frontera los cruzó a ellos.

Tuve la oportunidad de preguntarle al Cónsul de México, Carlos González Gutiérrez su opinión sobre este tema, y él declaró “Como Cónsul General de México en San Diego es imposible no reconocer la interdependencia e integración de nuestras economías, y los profundos lazos que unen a las comunidades en ambos lados de la frontera. Una de las características únicas que nos unen es el número significativo de personas que disfrutan de los privilegios de la doble ciudadanía. Solo en la última década, hemos procesado más de 17 mil registros de doble ciudadanía solo en San Diego. El Consulado General de México en San Diego ha estado al servicio de nuestras comunidades binacionales durante los últimos 140 años, como defensor de la protección de sus derechos y la promoción de sus intereses”.

Siendo bicultural, bilingüe y binacional se puede apreciar realmente lo mejor de ambos mundos. Uno por uno los residentes de la frontera americana y mexicana están ayudando a construir un mejor entendimiento de nuestros dos países; creando juntos una economía más fuerte y también el vínculo que hace de la región fronteriza San Diego-Tijuana un lugar tan asombroso y vibrante para vivir.

Para concluir mi teoría de que los mexicanos pueden ser tan americanos como Bruce Springsteen, puedo cantar felizmente a mi propio ritmo “¡Soy una mamá rockera genial en los Estados Unidos!”

El Periódico USAhttps://elperiodicousa.com/
Al servicio de la comunidad hispana del sur de Texas y noreste de México
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments