Los Rockets confirman la llegada de Harden y rechazan hablar de traspaso

Houston (EE.UU.),  (EFE).- Los Rockets de Houston confirmaron  que el escolta estrella James Harden ya se encuentra en la ciudad y que también se sometió a la primera prueba de la covid-19, que le permita en los próximos días integrarse a los entrenamientos del equipo.

Harden está de regreso en Houston después de perderse el inicio del campo de entrenamiento de los Rockets y estaba pasando por los protocolos de prueba covid-19 de la NBA, de acuerdo a la información que ofreció este martes Stephen Silas, el entrenador del equipo.

Pero no tenía más datos sobre la agenda de Harden de cara a su continuidad con los Rockets después de haber manifestado a los directivos que no quiere seguir y desea un traspaso.

Opción de la que los Rockets no quieren hacer ningún comentario y Silas ni tan siquiera ha considerado la posibilidad de jugar sin Harden cuando llegue la competición regular.

“Lo único que sé es que Harden ya llegó a Houston y ha sido examinado en el Toyota Center”, comentó Silas tras concluir otra nueva jornada de entrenamientos. “Eso es prácticamente todo lo que sé en este momento”.

Silas ironizó que se había entrado en un serie de partes informativos, pero aseguró que el hecho que Harden ya se sometiese a la prueba de la covid-19 antes de llegar a los entrenamientos, como exigen los protocolos de seguridad, era algo positivo.

“Nada ha cambiado en relación a mi persona y Harden, dado que no hemos mantenido ningún tipo de comunicación”, reiteró Silas. “No es mi asunto el hablar aquí de sus deseos personales y mucho menos de traspasos”.

El último rumor es que Harden vería bien la opción de ser traspasado a los Sixers de Filadelfia, donde ahora se encuentra su mentor y nuevo hombre fuerte, Daryl Morey, quien dejó la gerencia de los Rockets argumentando el deseo de estar con su familia y a la semana firmó como presidente de operaciones de su nuevo equipo.

La acción de Morey es vista ahora por los Rockets como la causante de toda la desestabilización dentro del equipo, el mismo que le apoyó cuando generó la grave crisis con China, y que le costó a la franquicia de Houston la perdida del boyante mercado con el país asiático, donde era el líder entre los equipos de la NBA.

El actual dueño de los Rockets, Tilman Fertitta, no cedió a las presiones que le pedían el despido de Morey, quien publicó unos tuits defendiendo al movimiento democrático de Hong Kong, enfrentado con el gobierno de China, y este cortó toda la relación comercial con la NBA, que perdió hasta 400 millones de dólares de ingresos.

La marcha de Morey y del veterano entrenador Mike D’Antoni hizo que el base Russell Westbrook, de inmediato, pidiese el traspaso, al igual que Harden, que además estableció también deseaba estar con el alero Kevin Durant y el base Kyrie Irving, de los Nets de Brooklyn.

Los Rockets ya cerraron el de Westbrook con los Wizards de Washington a cambio del base John Wall, pero no quieren seguir el mismo camino con Harden, y desean que se quede con ellos, al menos esta temporada.

Tampoco los Sixers, el último equipo que ha entrado en los rumores de un posible traspaso de Harden, están dispuestos a dar lo que pide el equipo tejano que sería a uno de sus jugadores pilares, como son el base australiano Benn Simmons o el pívot camerunés Joel Embiid, además de derechos de selección de primera ronda.

Houston ya le ha hecho saber a Harden que no saldrá del equipo si no van a recibir el valor que consideran tiene dentro del mercado de la liga y que les permita ser competitivos desde el primer día que los haya abandonado.

Los Rockets tienen ya establecido un paquete de traspaso de Harden que incluye un jugador franquicia joven y primeras rondas o jugadores talentosos con contratos de novato.

Pero, al margen de como se pueda desarrollar el futuro inmediato de Harden con los Rockets, dentro de la organización tejana admiten que la situación entre ambas partes ya comienza a ser incómoda.

Especialmente después de ver como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la NBA y tres veces campeón encestador de la liga no se presentó al campo de entrenamiento con el resto de sus compañeros mientras se dedicaba a participar en fiestas privadas en Atlanta y Las Vegas.