Mitos, realidades y cifras sobre las vacunas

• Se necesita informar que las vacunas son benéficas para las personas y ayudan a salvar millones de vidas cada año contra muchas enfermedades

NotiPress.- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la inmunización por vacunas previene 3 millones de muertes al año de diversas enfermedades como sarampión, gripe o difteria. Sin embargo, en la actualidad cada vez es mayor el número de personas que considera que las vacunas no sólo no ayudan, sino que hacen daño. Aquí algunos datos a tener en cuenta para desmitificar errores sobre la vacunación y pensar en las vacunas como un beneficio para la humanidad.

El movimiento antivacunas aumenta cada vez más y sus creencias, sin respaldo científico, se esparcen con velocidad a través de Internet. Se trata de una problemática con la que instituciones de gran importancia como la OMS tratan de luchar y dejar en claro que son preocupaciones infundadas.

La principal razón en contra, y con la que nace este movimiento, es creer que las vacunas tienen efectos secundarios, los cuales podrían provocar otras enfermedades como autismo o, incluso, la muerte. La comunidad científica ya ha desmentido ésta y otras afirmaciones, pues no existe relación causal o de otro tipo entre la vacuna y cualquier otra enfermedad. En todo caso, se aclara que existen ciertas reacciones comunes y sin riesgo como dolor, inflamación o irritación.

Otra creencia es pensar que si se pasa por la enfermedad, una vacuna ya no es necesaria, o bien, no funcionan pues las personas continúan enfermándose, por ejemplo, contra la influenza estacional. En el primer caso, las vacunas ofrecen una mejor protección y ofrecen inmunizar en contra, sin necesidad de sufrir la enfermedad, pasar por secuelas o recaídas. En el segundo, es una problemática de quienes tienen acceso a las vacunas y si no se trata de un virus farmaco-resistente o no contemplado por la vacuna en especial.

Informar oportunamente a la población sobre éstas y otras creencias resulta vital para los gobiernos y las instituciones de salud. Inmunizar a la población resulta mucho más barato para los países que invertir en tratamientos que pudieron ser evitados.

Existe una gran parte de la población donde las vacunas aún no llegan o son distribuidas erróneamente. En 2012, 22,6 millones de niños no fueron vacunados contra enfermedades comunes; lamentablemente 1,5 millones fallecieron por ello. La OMS tiene el objetivo como parte de la Agenda de Inmunización 2030 de que todos, en todas partes, se beneficien de las vacunas básicas y así evitar millones de muertes.

Desde su creación, las vacunas han salvado millones de vidas y mejorado la calidad de las personas; considerar los mitos como verdades perjudica los beneficios existentes. La lucha actual busca concientizar sobre los logros de la inmunización y dejar atrás creencias sin fundamentos, como menciona Jules Hoffmann, premio Nobel de Medicina, “no vacunar es un crimen”.