Orientan a funcionarios para evitar engañar sobre leyes de voto por correo

AUSTIN – El Procurador General Ken Paxton envió una carta a los jueces y funcionarios electorales del condado de Texas, proporcionando orientación de que, bajo el Código Electoral de Texas, los texanos no pueden reclamar discapacidad basada en el temor de contraer COVID-19 y recibir una boleta para votar por correo en las próximas elecciones. Varios funcionarios del condado en todo el estado, incluyendo el juez y el secretario del Condado de Harris, están engañando al público sobre su capacidad para votar por correo, diciendo a los ciudadanos que a la luz de COVID-19, cualquier persona puede reclamar una “discapacidad” que los hace elegibles para la boleta por correo.

La discapacidad, ya que ese término se utiliza en las disposiciones del Código Electoral de Texas que permiten votar por correo, debe involucrar una “enfermedad o condición física” que impida que un votante vote en persona el día de la elección sin una probabilidad de necesitar asistencia personal o de perjudicar la salud del elector. Un votante enfermo con COVID-19 y que cumple esos requisitos puede solicitar una boleta por correo. Sin embargo, el miedo a contraer COVID-19 es una reacción emocional normal a la pandemia actual y no equivale a una enfermedad real que califica a un votante para recibir una boleta por correo.

“Las papeletas por correo basadas en la discapacidad están específicamente reservadas para aquellos que están legítimamente enfermos y no pueden votar en persona sin ayuda o poniendo en peligro su salud. La integridad de nuestro proceso electoral democrático debe mantenerse, y la ley establecida por nuestra Legislatura debe ser seguida consistentemente”, dijo el Procurador General Paxton. “Mi oficina continuará defendiendo la integridad de las leyes electorales de Texas”.