Trump vs. Fauci, ¿quién es el héroe, y quién es el villano?

El ex presidente Donald Trump, quizás tratando de desviar la atención pública de su desastroso manejo de la pandemia de COVID-19, ahora está arremetiendo contra el Dr. Anthony Fauci por supuestamente no considerar seriamente que el virus podría haber salido del laboratorio de Wuhan, China, en lugar de haber sido transmitido de un animal a seres humanos.

Pero a juzgar por lo que me dijo Fauci en una entrevista, el máximo experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, aún no ha visto ninguna evidencia convincente de que el virus se haya escapado de un laboratorio chino.

Fauci, quien dirige el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, me dijo que “es más probable” que —al igual que el SARS, el ébola, la influenza y el HIV— el COVID-19 “se haya originado en un animal y saltó de especies a los humanos “. Añadió que “existe la posibilidad de que venga de un laboratorio, pero creo que esa eso es mucho menos probable”.

En la entrevista, en que también hablamos sobre la pandemia en América Latina y será transmitida el próximo domingo en “Oppenheimer Presenta” por CNN en Español, Fauci dijo que es “importante” tratar de averiguar el origen exacto de la pandemia, para evitar que vuelva a suceder.

El presidente Joe Biden ha pedido a las agencias de inteligencia de Estados Unidos que investiguen el origen del virus, y presenten un informe antes de fines de agosto.

Cuando le pregunté sobre la investigación sobre el origen del virus, Fauci dijo que “creo que debe hacerse de manera colegiada, con la colaboración de los científicos chinos, porque será necesaria la cooperación de ellos”.

Con respecto a los correos electrónicos de Fauci obtenidos por Buzz Feed y el Washington Post, Fauci me dijo que sus críticos están “sacando frases fuera de contexto”, cuando afirman que él sabía más de lo que decía públicamente sobre la posibilidad de que el virus hubiera salido de un laboratorio chino.

Señalando que nunca descartó totalmente la teoría del laboratorio, Fauci agregó que “creo que lo que ha aumentado ahora es el interés, no necesariamente la evidencia”.

Los medios de derecha están haciendo una gran alharaca con los correos electrónicos de Fauci, afirmando que Fauci fue alertado sobre la “teoría del laboratorio” desde el principio y supuestamente no la quiso tomar en serio. Gran parte de estas críticas se basan en un email de enero de 2020, en el que el experto en enfermedades infecciosas Kristian Andersen parecía alertar sobre la posibilidad de que el virus hubiera salido de un laboratorio.

Pero lo que la mayoría de los medios de comunicación de derecha no mencionan es que, unas semanas después, Andersen había concluido que la “teoría del laboratorio” era inverosímil. Entonces, la crítica de que Fauci de alguna manera estaba ocultando esa teoría no se sostiene.

Por supuesto, Trump ahora está tratando de pintar a Fauci como el culpable de la triste posición de Estados Unidos como el país con el récord mundial de muertes por COVID-19 en términos absolutos.

Pero, hasta que veamos pruebas contundentes de que el COVID-19 surgió del Laboratorio de Wuhan, las acusaciones de Trump deben verse como un intento más suyo de burlarse de la ciencia y desviar la atención pública de su propio error de minimizar la pandemia desde un principio.

Recuerden, Trump sabía desde el principio que la pandemia sería terrible, tal como lo admitió en el reportaje grabado por el periodista Bob Woodward en febrero de 2020. Pero Trump optó por mentirle al pueblo estadounidense por temor a perder las elecciones de noviembre.

Asimismo, Trump se negaba constantemente a usar máscara y a predicar la distancia social, y durante muchos meses se burló del virus. Como lo escribí en ese momento, Trump no cumplió con su principal misión como presidente: la de proteger al pueblo estadounidense.

Por supuesto, hay que seguir investigando la teoría de que el virus podría haber salido de un laboratorio. Y, por supuesto, no hay duda de que la dictadura de China es responsable de la demora en alertar al mundo sobre la pandemia tan pronto como comenzó.

Pero hasta que alguien muestre evidencias de que el virus salió de un laboratorio, Fauci sigue siendo el héroe, y Trump el villano que trata de culpar a otro.

COMPARTIR
Artículo anteriorElecciones y relax
Artículo siguienteLa otra epidemia