106-111. Los Nets remontan 28 puntos y ganan el derbi al ritmo del novato Thomas

0
135
Obi Toppin de los Knicks, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/BUTCH DILL

Chicago (EE.UU), (EFE).- Los Brooklyn Nets remontaron una desventaja de 28 puntos y se llevaron el derbi de Nueva York contra los Knicks por 111-106, guiados por el novato Cam Thomas, quien metió 16 de sus 21 puntos en el cuarto cuarto.
Tras acabar el pasado lunes con una racha de once derrotas consecutivas, los Nets frustraron a unos Knicks que desperdiciaron una actuación excelente de Julius Randle, quien acabó con 31 puntos y diez rebotes.
A la espera de que regresen Kevin Durant, lesionado, y Ben Simmons, quien sigue de baja por problemas personales, los Nets sellaron su más grande remontada de los últimos 25 años para, al menos, blindar su octava posición en el Este (31-27).

LOS KNICKS, 8 TRIPLES EN UN CUARTO
El equipo de Nash, que tampoco podía contar con Kyrie Irving, quien no puede jugar los encuentros en Nueva York al no estar vacunado, tuvo el mérito de no perder la fe pese al tremendo arranque de los Knicks.
Los neoyorquinos convirtieron sus primeros seis intentos de triples y, liderados por 14 puntos de un intratable Julius Randle, ya tenían 20 puntos de ventaja al acabar el primer cuarto (38-18), con ocho triples a su favor.
Nash intentó repetidamente animar a los suyos a que aumentaran la intensidad defensiva, pero en la cancha los Knicks siguieron marcando el ritmo, dominando en defensa y ataque.
Seth Curry convirtió el único triple de los Nets en un primer cuarto para olvidar para los hombres de Nash (1 de 13 en triples).
La ventaja de los Knicks tocó los 28 puntos antes del descanso, cuando Obi Toppin subió el 58-26 al luminoso del Madison Square Garden con un tiro en suspensión que desató la euforia de la afición local.
Excepto por un bajón de tres minutos, en los que los Nets sellaron un parcial de 9-0 que les permitió recortar hasta el -18 (56-38), los Knicks arrollaron liderados por un Randle que llegó al ecuador del duelo con 10 puntos y seis rebotes.
El alero texano, de 27 años, convirtió 4 de sus 6 intentos desde la línea de tres puntos e impidió a los Nets recuperar confianza. Sus 20 puntos, unidos a los 11 de Fournier, con tres triples en dos cuartos, propiciaron la sólida ventaja 65-44 al descanso.

BAJÓN DE LOS KNICKS…
La pausa ayudó a los Nets a aumentar el nivel y un parcial de 8-0 en los primeros 75 segundos fue un aviso para unos Knicks que vieron bajar verticalmente sus porcentajes en los tiros. Pasaron del brillante 57.5 de la primera mitad a un modesto 31.5 en el tercer cuarto y vieron su ventaja reducirse poco a poco hasta la gran remontada rival.
Drummond dominó por completo bajo el aro y construyó con su poderío la remontada de los Nets apoyado por un Seth Curry que, contundente desde la línea de tres puntos, anotó 20 puntos (6 de 9 en triples).

… Y NOCHE INOLVIDABLE DE THOMAS
Un gran Randle matizó el bajón de los Knicks y con sus 31 puntos les permitió mantener una ventaja de catorce puntos hasta el cuarto cuarto, cuando se encendió el que sería el gran protagonista de la noche, Cam Thomas.
Un parcial de 13-0, culminado con un elegante tiro en suspensión de Thomas le dio a los Nets la primera ventaja (99-97), con 3.40 por jugar.
Unos triples de Seth Curry y de Cam Thomas, desde casi 8 metros, sentenciaron definitivamente el derbi y relanzaron la temporada de los hombres de Steve Nash.
Thomas, de 20 años y procedente de Louisiana State University (LSU), firmó 16 puntos en el cuarto cuarto, lo que supone la mejor actuación de su joven carrera.
Andrea Montolivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here