110-108: Los Mavericks sudan para ganar en casa a los Timberwolves

0
103
Fotografía de archivo de Dwight Powell de los Mavericks. EFE/EPA/ETIENNE LAURENT

Redacción deportes, (EFE).- Los Mavericks sufrieron para ganar en casa a los Timberwolves por 110-108 en un partido en el que los dos pívot titulares, Dwight Powell y Karl-Anthony Towns, fueron los máximos anotadores de sus equipos y la estrella de los de Dallas, Luca Doncic, tuvo una noche discreta con sólo 15 puntos.
Powell en los Mavs y Towns en los Wolves anotaron cada uno 22 puntos y 8 rebotes. Towns repartió 3 asistencias, una asistencia más que Powell.
En los Mavericks, los cinco titulares (Doncic, Jalen Brunson, Powell, Dorian Finney-Smith y Reggie Bullock) junto con Spencer Dinwiddie, que empezó el partido desde el banquillo, anotaron más de 10 puntos.
Doncic hizo un doble doble con sus 15 puntos y 10 asistencias, además de 6 rebotes, mientras Dinwiddie anotó 20 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias.
En los Timberwolves, Anthony Edwards hizo 19 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias mientras que D’Angelo Russell sumó 18 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias.
Los Wolves llegaron al American Airlines Center de Dallas en su mejor momento de la temporada. El equipo de Minnesota es, junto con los Boston Celtics, el equipo más en forma de la NBA desde el partido del All-Star, jugado el pasado 20 de febrero, con 11 victorias y 3 derrotas, incluida la de la noche del lunes ante los Mavs.
En sus cuatro anteriores partidos, los Wolves derrotaron a Milwaukee Bucks, Los Angeles Lakers, San Antonio Spurs y Miami Heat.

WOLVES AL ALZA
Su buena actuación en las últimas semanas ha permitido al equipo de Minnesota situarse en el séptimo puesto de la Conferencia Oeste, a un paso del sexto lugar que garantiza el paso directo a los play-off.
Por su parte, los Mavs, el quinto mejor equipo de la NBA desde el All-Star con 9 victorias y 4 derrotas, están situados en quinto lugar de la Conferencia Oeste y tiene a tiro a los Utah Jazz, cuartos en la tabla.
En el primer cuarto, el liderazgo en el marcador cambio en siete ocasiones, sin que ninguno de los dos equipos pudiesen encontrar el ritmo ni en defensa ni en ataque.
Doncic, que en el anterior partido ante los Charlotte Hornets anotó 37 puntos, tenía problemas para encontrar espacio y tirar. El esloveno, terminó los 12 primeros minutos sin un sólo punto, tras lanzar un triple, un tiro de campo y dos tiros libres.
Fue precisamente Powell quien salvó con sus 9 puntos a los de Dallas en el primer cuarto mientras que Russell, con 2 triples de 3 intentos y 10 puntos en total, fue el más efectivo de los Wolves en el periodo que terminó con los visitantes por delante, 23-29.

LOS MAVS SE RECUPERAN
En el segundo cuarto, con Doncic en el banquillo, los Mavs empezaron a limar lentamente la ventaja de los Wolves con una mejor defensa sobre Russell y Towns.
Cuando Doncic volvió a la cancha a falta de 6 minutos para el descanso, los Mavs ya estaban por delante en el marcador, 40-36, gracias al acierto de Dinwiddie y Powell.
Al llegar al descanso, los Mavericks estaban 6 puntos por delante, 60-54, y Doncic había desatascado su muñeca con 7 puntos, incluido un triple.
En los primeros compases del tercer cuarto, los de Dallas alcanzaron su máxima ventaja, 16 puntos, 70-54, pero los Wolves volvieron a apretar en defensa y a aprovechar mejor la corpulencia de Towns en el interior y el atletismo de Edwards.
Al final del tercer cuarto, los visitantes habían recortado la ventaja de los de Dallas a 5 puntos, 86-81, y amenazaban con causar la tercer derrota consecutiva a los Mavericks.
En el último cuarto, los Wolves mantuvieron la presión y los Mavs, sin la efectividad habitual de Doncic, vieron peligrar su victoria.
A falta de 4.36 minutos para el final, los Wolves empataron el partido 99-99 con un triple de Patrick Beverly, y pocos segundos después ya estaban arriba 100-101.
Tras colocar el marcador en 100-103, llegó la reacción de los de Dallas. Doncic tomó la batuta pero esta vez fueron Finney-Smith y Bullock los que ejecutaron mientras que en los Wolves, Beverly hacía lo posible para aguar la fiesta a Dallas, incluido lanzar a propósito contra el aro un tiro libre para intentar sacar unos puntos extra.
Pero al final, ni Beverly ni el resto de los Wolves pudieron y los Mavs se impusieron por 110-108 en su casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here