Científicos buscan nuevas estrategias para atender causas del Parkinson

México  (Notimex).- Científicos españoles afirmaron que el desarrollo de nuevas estrategias para eliminar los desechos de proteínas que afectan a las neuronas de pacientes con Parkinson, podrían ser clave para curar esta enfermedad neurodegenerativa.

Para los especialistas de la Universidad de Granada (UGR) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), quienes de manera conjunta estudian los principales determinantes genéticos que provocan el Parkinson, es fundamental conseguir fármacos que ataquen la causa de este padecimiento y no sólo se limiten a atender sus síntomas.

Los especialistas llegaron a la conclusión de que “nuevos métodos que favorezcan la eliminación de los agregados de proteínas que los enfermos acumulan, podrían constituir la estrategia terapéutica prometedora contra esta patología, informó en un comunicado la UGR.

Pilar Rivero Ríos, de la Universidad de Granada, quien realiza su tesis de doctorado sobre este tema en colaboración con Sabine Hilfiker, del Instituto López-Neyra del CSIC, destacó su línea de investigación.

Uno de sus rasgos característicos en pacientes con este problema de salud, es la presencia de agregados de proteínas que, en circunstancias normales, deberían ser desechados y que se acumulan hasta provocar la muerte de las neuronas. “Este hecho apunta a la existencia de alteraciones en los lisosomas, que podrían compararse con el ‘aparato digestivo’ de la célula”, detalló la Rivero Ríos.

La investigación se centra en analizar los mecanismos mediante los cuales el LRRK2, principal determinante genético del Parkinson, provoca la enfermedad al afectar los canales de calcio que se encuentran en el lisosoma, impidiendo que este realice su función de eliminación de los desechos que finalmente provocan la muerte celular.

“Conocer los mecanismos responsables de la enfermedad, es el primer paso para el desarrollo de fármacos eficaces para tratarla”, comentó la especialista.

Sin embargo, destacó la complejidad del proceso de creación de nuevos fármacos, ya que sólo el uno por ciento de los fármacos de nueva creación superan los controles de eficacia, seguridad en laboratorio y los ensayos clínicos. “Puede pasar una década desde el desarrollo del fármaco, hasta que está disponible para las personas que lo necesitan”, precisó.

La investigación se enmarca en una tesis doctoral del Programa de Doctorado de Bioquímica y Biología Molecular, de la Escuela Internacional de Posgrado de la Universidad de Granada.