Construyendo puentes, rompiendo barreras

Sara Lozano (centro), Decana de Negocios, Tecnología y Seguridad Pública explica cómo los profesores, el personal y los administradores de STC sirven como modelos principales de cómo se ve el éxito para las personas en campos profesionales no tradicionales.

Técnicas de arquitectura femeninas construyendo nuevas carreras en STC

McAllen, Tx.- Si bien las mujeres han roto algunas barreras, otros obstáculos aún son un trabajo en progreso cuando se trata de una fuerza laboral amiga de las mujeres.

Puede ser difícil de creer, pero el Departamento de Trabajo de Estados Unidos todavía enumera más de 100 ocupaciones como “carreras no tradicionales” para las mujeres, lo que significa que el 25 por ciento o menos de las personas en el campo son mujeres.

Desde programadoras de computadoras hasta ingenieros, estas carreras mejor remuneradas históricamente han sido más difíciles de ingresar para las mujeres … a menos que cuenten con un apoyo sobresaliente.

“South Texas College está comprometido con el éxito estudiantil para todos sus alumnos, ya sea que estén siguiendo una carrera no tradicional o no”, dice Sara Lozano, Decana de Negocios, Tecnología y Seguridad Pública.

Como mujer con experiencia en arquitectura que obtuvo su licenciatura en Yale, Lozano es un testimonio vivo del poder de la educación para superar las barreras de género. Comenzó su viaje en STC como instructora de tecnología de diseño arquitectónico y de ingeniería (AEDT, por sus siglas en inglés) y ha estado abriendo puertas para los estudiantes desde entonces.

El campo AEDT, en particular, ha demostrado ser un desafío para las mujeres. Hace más de 130 años, la primera arquitecta profesional, Louise Blanchard Bethune, se instaló en Nueva York. Sin embargo, hasta la aparición del Título IX en 1972, la mayoría de las escuelas de arquitectura estadounidenses se negaron a admitir mujeres. Incluso ahora, aunque casi la mitad de los graduados de arquitectos son mujeres, sólo el 17 por ciento de los arquitectos registrados son mujeres, según el Instituto Americano de Arquitectos.

“Uno de los desafíos que enfrentan los estudiantes cuando persiguen una carrera no tradicional es que a menudo existe un cierto estigma asociado con esa carrera sobre qué género debería perseguirla”, dice Lozano.

Afortunadamente, tener buenos modelos a seguir puede ayudar a los estudiantes a superar suposiciones obsoletas. En STC, los instructores se duplican como mentores, ya que a menudo han pasado por las mismas luchas que sus estudiantes. No se trata sólo de brindar apoyo. Se trata de tener un modelo a seguir exitoso con el que los estudiantes puedan identificarse y emular.

Según la decano, “tenemos profesores, personal y administradores que dan un excelente ejemplo y sirven como modelos principales de cómo se ve el éxito para las personas en campos profesionales no tradicionales”.

Margarita Vanguelova, profesora asociada de AEDT en STC durante más de 14 años, es el ejemplo perfecto. Con una Maestría en Ciencias en Ingeniería Civil de Bulgaria y un rico historial laboral de todo el mundo, se dedica a abrir nuevas posibilidades para todos sus estudiantes.

“Me apasiona la arquitectura y la ingeniería civil y espero que más mujeres jóvenes elijan seguir esta carrera”, dice Vanguelova.

Al capacitarse para ser técnicos de arquitectura o ingeniería civil, los estudiantes de STC dominan software especializado como AutoCAD, Revit y Civil 3D, así como programas de Adobe como Photoshop e Illustrator. También crean documentos de construcción, practican el modelado y la animación 3D y se exponen a la fotografía arquitectónica.

Y si las instalaciones de vanguardia en impresión 3D, corte por láser y grabado no fueran suficientes, muchas clases también utilizan equipos avanzados de realidad virtual. Desde diseñar modelos hasta revisar y recorrer planos en un entorno 3D, los estudiantes adquieren habilidades prácticas y de alta tecnología que se utilizan en prácticamente todas las empresas. Y en algunos cursos, la tecnología incluso se utiliza para realizar “viajes de campo” simulados por computadora a ciudades antiguas.

“Esta tecnología es muy útil para presentar diseños a los clientes y ayudar a las empresas a obtener contratos”, explica Vanguelova.

 “Preparamos a nuestros estudiantes con algunas de las últimas tecnologías”, agrega Lozano. “Pueden dejar nuestro programa no sólo para ser empleados, sino también como innovadores en su industria”.

Los empleadores aprecian a los estudiantes de STC que persiguen campos profesionales no tradicionales porque muestran una marcada dedicación y aportan nuevas perspectivas a la industria.

“Una vez que los estudiantes se gradúan y comienzan a buscar trabajo, uno de los beneficios es que tienen demanda debido a la diversidad que traerán al campo”, dice Lozano. “Tener mujeres en campos profesionales no tradicionales abre las puertas a más oportunidades para demostrar que estos campos profesionales no se limitan a un sólo género”.

“Hay muchos grandes arquitectos que resultan ser mujeres”, dice Vanguelova, quien considera que la creatividad, la innovación, el trabajo en equipo, los conocimientos técnicos y, sobre todo, el trabajo duro son los rasgos más esenciales para un aspirante a profesional de AEDT.

“Las cualidades de un buen profesional en la industria AEC no son específicas de género”, dice la profesora. “El género no debería ser un problema”.