Cadete femenino de bomberos, estudia con pasión ardiente

0
30
La nativa de Los Fresnos, Gina Pérez, posa en el campo de entrenamiento contra incendios E.E. Sanders en Edinburg. Está preparada para completar su certificado básico de lucha contra incendios e ingresar a la fuerza laboral como héroe local.

McAllen.- Gina Pérez se levanta todas las mañanas antes del sol para hacer el viaje de una hora desde Los Fresnos al Condado de Hidalgo para el Programa de Ciencia contra Incendios de STC.

Una vez que llega a clase, se pone su pesado “equipo de búnker” y se pone a trabajar aprendiendo el arte de la seguridad y extinción de incendios.

La lucha contra los incendios es una industria en la que las mujeres todavía intentan entrar con más frecuencia. Todavía es raro ver a una mujer con el equipo completo, sosteniendo la manguera como la persona designada de la boquilla y corriendo hacia una estructura en llamas.

El certificado básico de bombero que está buscando es un programa de un semestre diseñado para preparar a los estudiantes de acuerdo con los estándares de la Comisión de Protección contra Incendios de Texas.

Es notable que Pérez es la única mujer que toma el curso esta vez. Ella dijo que tomó un tiempo acostumbrarse.

“Honestamente, esperaba ver más mujeres en la clase”, dijo Pérez. “Al principio, fue un poco estresante. Pero el otro día estábamos entrenando aquí y vi al Departamento de Bomberos de Edinburg y tienen mujeres, lo cual es genial porque tampoco había visto muchas”.

Su instructor, Victor Fonseca, quien ha enseñado Ciencia contra Incendios durante más de 20 años, notó su pasión por la profesión de inmediato.

“Ella ha trabajado duro para completar el entrenamiento en South Texas College y poder incorporarse a las filas de bomberos”.

“Siento que la gente lo ve como el trabajo de un hombre y tal vez por eso al principio fue estresante para ella”, señaló Fonseca.

Pérez está lista para dar el paso final en su viaje de bombero voluntaria a graduada de STC y pronto bombero a tiempo completo.

“Honestamente, antes pensaba que era algo que me desafiaría”, dijo Pérez. “Pero después de ser voluntario y pasar por la academia, definitivamente diría que es un llamado. Porque no hay miedo. Nada más que adrenalina y emoción, y saber que tienes a estas personas detrás de ti que te respaldaron y a ti también. Es simplemente increíble.”